Kirchner insistiría con su estrategia de una sola boleta para senador y varias listas de diputados

La vieja idea del presidente del PJ nacional para Córdoba se reavivó horas antes del discurso de Cristina. Quiere que el peronismo, el giacominismo y, eventualmente, otra fuerza sumen para un solo candidato a la senaduría.
El impacto político provocado por la Presidenta, al anunciar que coparticipará las retenciones a las exportaciones agropecuarias, llegó de la mano del rumor que el presidente del Partido Justicialista nacional, Néstor Kirchner, insistirá con la estrategia de que en Córdoba haya una sola boleta a senador que traccione las boletas del peronismo y del giacominismo.

“Esta vez está decidido, Kirchner insistirá con su vieja idea de un solo candidato a senador que sirva de anclaje para las listas del peronismo, del giacominismo y, si es posible, una tercera boleta”, dijo una fuente con acceso a Olivos, jugando con la posibilidad que surja en la provincia alguna corriente K.

Aunque la posibilidad de una sola boleta a la senaduría no es nueva y fue rechazada ya desde el PJ cordobés, y desde el giacominismo, la estrategia de Kirchner en la provincia llegaría cabalgando sobre el anuncio de Cristina de coparticipar la soja, lo que beneficiaría al gobierno provincial con un fondo extra superior a los 500 M de pesos anuales.

Es que Córdoba, principalmente, Santa Fe y Buenos Aires son las provincias más beneficiadas por la medida (y el conglomerado de votos más importante del país) y confirma que el anuncio de Cristina Fernández de Kirchner tiene mucho de oportunidad electoral, lo que no invalida que se trate de un acto de estricta justicia para los estados provinciales aportantes de recursos a través de las alícuotas a la exportacion de soja.

Es más, los reclamos del gobernador Schiaretti, con los que pensaba provincializar la campaña electoral para las elecciones del 28 de junio, se basaba precisamente en la rebaja de las retenciones, la defensa del aparato productivo provincial y una nueva ley de coparticipación, debido a que se consideraba injusto que la provincia no perciba compensaciones por la soja.

El decreto presidencial fijando la coparticipación de las retenciones pone ahora al kirchnerismo en línea con los reclamos de Schiaretti y de los intendentes de las zonas sojeras, que en adelante verán a sus gestiones beneficiadas con parte de las retenciones, un tema central sobre el que cabalgaban las teorías antikirchneristas en la provincia.

A partir de una posición de fuerza, creada por la necesidad de los gobiernos provinciales y municipales de ver reforzadas las arcas y cubrir déficits fiscales, el kirchnerismo acaricia su anhelo de ver a Córdoba alineada con la Casa Rosada (léase hoy por hoy la boleta única de senador), en momentos en que la relación de Schiaretti con los K atraviesa por un distanciamiento político importante.

Comentá la nota