Kirchner, Grondona y Magnetto: historia secreta de un apriete

Kirchner, Grondona y Magnetto: historia secreta de un apriete
Cómo el Gobierno obligó al titular de AFA a romper con el Grupo Clarín. Prode bancado, botín para Cristóbal López. Las reuniones secretas y el papel de la AFIP.
El juicio sonó apocalíptico: "Hizo la gran Galtieri; aquel invadió las Malvinas, este va por el botín de Clarín". Quiso decir que Néstor Kirchner no sólo pretende dañar al "enemigo" sino ir por el "negocio" en compañía de amigos y simpatizantes. Y además, jugarse al todo o nada, con la esperanza de que el resultado para él fuera mejor que para el ex dictador.

El legislador del Frente para la Victoria que lo pronunció, patagónico él, sonreía con su propia exageración sobre el último exabrupto del ex presidente, últimamente bastante envenenado. Pero sostenía, en serio, la teoría del "golpe populista" como una histórica maña politiquera para recuperar el poder perdido. Curioso que la recordara en medio de una sórdida pelea de intereses por la televisación del fútbol.

EL "CARPETAZO". Vale todo. Desde la amenaza a la extorsión. Kirchner, que manda a pinchar teléfonos y a vigilar los movimientos de Héctor Magnetto. Su ladero 24 x 24, Héctor Icazuriaga, jefe de la SIDE, que tiene desde hace un tiempo una carpeta a mano con

todos los antecedentes societarios del inefable Grondona. De las innumerables sociedades en las que se hallan vinculados familiares directos, indirectos y amigos y sus respectivas presentaciones impositivas, algunos presuntamente testaferros. Incluidos

los curiosos antecedentes de la venta de la empresa de marketing deportivo y comercializadora de la Selección, Puntogol, a Santa Mónica Advances, supervisada en el 2007 por Grondona en persona.

Comentá la nota