Kirchner gobernador, el plan 2011

Proyecta disputar la gobernación bonaerense para conservar el poder y lanzar a Scioli a la Casa Rosada
En una rara mezcla de euforia y reconocimiento de la pérdida de poder, Néstor Kirchner comenzó a planificar su nueva jugada para 2011: quiere ser gobernador bonaerense y cederle la candidatura presidencial a Daniel Scioli. Esa es la fórmula que el ex presidente ensaya en estas horas para mantener vivo su proyecto.

"Nos daban por muertos y en un mes nos recuperamos", es la frase con la que se ilusiona Kirchner, según contó a LA NACION uno de sus colaboradores más cercanos, y repite que ganará en la provincia de Buenos Aires. Aún con la incertidumbre sobre el resultado de las elecciones del 28 del actual, el plan "Kirchner gobernador" buscará evitar la ruptura total del peronismo disconforme con su liderazgo. Por eso Scioli concentraría el poder presidencial para una vuelta de Kirchner en 2015. Así se habla hoy en la quinta de Olivos, en una suerte de preparativo para el día después de los comicios. La duración del pacto entre Kirchner y Scioli es aún una incógnita.

La reacción de Kirchner de concentrarse en el territorio que adoptó como propio después de haber cambiado su domicilio santacruceño por el de la provincia tiene una única explicación: evitar que Carlos Reutemann se consolide frente a 2011 de la mano de un grupo de gobernadores peronistas, como el cordobés Juan Schiaretti o el ex mandatario de Entre Ríos Jorge Busti, que ya hablan de la sucesión en el poder.

El ex presidente, que pasa horas planeando estrategias políticas, comenzó a dejar trascender esta posibilidad de cederle el poder presidencial a Scioli. Todo dependerá del resultado del 28.

A Kirchner lo desvela el resultado en Santa Fe, donde Reutemann se postula para renovar su banca de senador con fuertes chances de ganar. El ex presidente y candidato bonaerense guarda aún la esperanza de que con el gobernador Hermes Binner metido de lleno en la campaña santafecina el ex piloto de Fórmula Uno no logre consolidarse. La cantidad de votos que cosechen los presidenciables será, más que nunca, lo que definirá el futuro para la Casa Rosada.

Kirchner es consciente de que su modo de ejercer la política irrita a más de un gobernador. Eso es lo que repite por igual ante quienes lo frecuentan en la quinta de Olivos. Por eso habla ahora de apostar por el liderazgo de Scioli, que, cree, puede ser una figura que convoque al peronismo desencantado del kirchnerismo. El plan de máxima de Kirchner será siempre su propia vuelta a la presidencia. "Hoy la fórmula es Kirchner gobernador, Scioli presidente. Pero si nos recuperamos todo puede cambiar", confió a LA NACION un encumbrado legislador.

El plan entraña otra obsesión: garantizarle la menor cantidad de desafíos desde el propio peronismo durante los dos años de gobierno que le restan a Cristina Kirchner.

En su búnker de Olivos, el ex presidente tranquiliza a la tropa para el día después de las elecciones. "La cantidad de legisladores propios hay que contarla recién el 10 de diciembre", repite. Según confiaron dos hombres de su confianza, Kirchner trasladará el poder en las sombras que ostenta desde Olivos al Congreso, donde pretende asumir la presidencia de la Cámara de Diputados. "Es el poder o nada", argumentan a su lado. "Ahora todo el poder estará en el Congreso, y a la vista", refuerzan. Kirchner se imagina que de las elecciones provinciales quedará un saldo de diputados vinculados con el duhaldismo, hoy en la lista de Francisco de Narváez, que no encontrarán un proyecto presidencial futuro. El hoy candidato por Unión Pro no podrá postularse más que a gobernador por haber nacido en Colombia. Kirchner pretende hacer un trabajo minucioso para quitarle apoyo con el nombre de Scioli como anzuelo para evitar que se vuelquen por Mauricio Macri.

Lectura

El Gobierno ya se prepara en pleno para inundar a la opinión pública con su propia lectura de los resultados del 28 del actual. Pretenderá arrogarse, si triunfa, que no sólo ganó en el territorio más popular del país, sino también en 18 provincias. "Somos los únicos con proyecto nacional", insiste el ex presidente, que aprovechará para sostener su visión de que el proyecto de Macri no tiene consistencia en todo el país.

Las elecciones depararán, además, un relanzamiento del Gobierno. Antes del recambio legislativo, la Casa Rosada quiere aprobar la nueva ley de radiodifusión y enviará un proyecto para modificar la ley de entidades financieras. Kirchner no se cansa de mandar públicamente sus advertencias a los banqueros.

También habrá cambios obligados de ministros. Uno será el jefe de Gabinete, Sergio Massa. En las últimas horas Kirchner dejó trascender que quiere que el ministro asuma su banca. Se postula en cuarto lugar de la lista nacional. "Kirchner no puede ir sólo con Nacha [Guevara]", sostiene un funcionario. Si no va al Congreso, Massa quiere volver a la intendencia de Tigre. El otro cambio será el de Graciela Ocaña en el Ministerio de Salud. Ella se quiere ir después de los comicios. Y los Kirchner coinciden en el momento de su salida. Entre los pocos que acceden a la intimidad de Olivos creen que la renovación debería ser más amplia. El matrimonio la rechaza.

Consecuencias

* Néstor Kirchner se prepara con una jugada de alto impacto para después de las elecciones y analiza presentarse como candidato a gobernador bonaerense.

* El ex presidente y candidato a diputado habla de conservar poder territorial por medio de la provincia de Buenos Aires para volver a la presidencia en 2015.

* Kirchner podría así bendecir a Daniel Scioli como su candidato presidencial para las próximas elecciones para mantener alineado al peronismo.

* El plan Kirchner gobernador busca mantener cierto grado de protagonismo en la interna peronista para garantizarle tranquilidad al gobierno de Cristina.

* El enemigo a vencer por el ex presidente es Carlos Reutemann, que se postula como candidato a senador por Santa Fe y, de ganar, quedará posicionado para 2011.

* El discurso poselectoral del Gobierno será resaltar como propios los triunfos en 18 provincias y hablar de que son la única alternativa con proyecto nacional.

* Después de los comicios habrá cambios en el gabinete, como Sergio Massa y Graciela Ocaña.

Comentá la nota