"Si Kirchner gana, avanzará sobre la propiedad privada y la prensa".

El candidato de Unión-PRO afirma que "el kirchnerismo no tiene límites". Acusa a Néstor de haberlo involucrado en la causa de la efedrina y cree que el juez Faggionatto es capaz de mandarlo preso. Críticas a Carrió: "Su alianza con la UCR va a estallar el 29".
Si es inocente, ¿por qué se niega a declarar ante el juez Faggionatto Márquez en la causa de la efedrina?

–Mi inocencia está en el testimonio que le di por escrito a Faggionatto, cuando me citó la primera vez. No tengo más para decir porque ya dije todo.

–Ahí reconoce que hubo llamados al "rey de la efedrina" desde un celular de su propiedad.

–Sí. El número es. No conozco a Segovia o Benítez. Y Danilo Coronel, el empleado mío que utilizaba el teléfono, dijo lo mismo.

–¿Y por qué cree que Faggionatto lo cita nuevamente a usted?

–Dos de los tres jueces que investigaban se dieron por satisfechos con mi explicación. En cambio, Faggionatto mostró contra mi persona una celeridad y una animosidad extraordinarias.

–¿Con qué objetivo?

–Creo que hay una suerte de complot, una operación en mi contra. Empezaron a fogonear el tema Aníbal Fernández y Randazzo. Después aparecieron notas en Página/12 con información que hace al secreto de sumario. Verbitsky siempre tiene información privilegiada y anticipa lo que finalmente va a suceder en el juzgado. Eso es muy sospechoso. Tiene un grado de connivencia con el kirchnerismo que hoy es innegable.

–El debate es sobre lo publicado. Usted no lo refutó.

–No, no, no. Acá no es discutir la foto sino la secuencia. Y la secuencia comienza con un Kirchner que dice en Olivos: "No se preocupen por el Colorado, porque al Colorado lo metemos en una causa". Después Crítica de la Argentina publica lo que se decía en Olivos. Aparece un blog. Circula una carta del Episcopado. En fin.

–No me contestó.

–Bueno, frente a eso nos presentamos ante el juzgado de Aráoz de Lamadrid, que salió por sorteo. Le pedimos que investigara. Eso es un jueves. El viernes me llama Verbitsky y me pregunta: "¿Conoce a Segovia?". Le digo que "no". "¿Conoce a Benítez?". Le digo que "no". "¿El número de teléfono es éste?". Le digo que "sí". "¿Lo tiene una persona que trabaja con usted?". Le digo que "sí". Y ahí terminó la conversación. El domingo arranca toda una historia en Página/12 con cuestiones de la investigación que nosotros desconocíamos. La causa primero es tratada en lo de De Estrada. Le damos toda la información. Va Danilo Coronel y le da toda la información. De Estrada prosigue con la causa. Aparece Faggionatto Márquez y me cita por los medios.

–Insisto con la pregunta: ¿los datos son ciertos?

–A quien declara estar usando el teléfono no lo vuelven a citar. Al que llaman a indagatoria es a mí. ¿No es raro? Pasaron tres años y me citan sólo a mí. Es claramente una operación. Ustedes en Crítica de la Argentina sabían que Kirchner me vinculaba con la causa. Hay otra nota de Martín Rodríguez Yebra en La Nación. Nadie desmiente esos datos.

–¿Por eso lo recusa al juez?

–Sí. Y a eso se suma que en Radio Mitre Faggionatto dice que "De Narváez no va a zafar tan fácil de la causa". Él ya tomó posición. Y me dio elementos para recusarlo. Y conociendo que tiene 38 pedidos de juicios políticos, y su vínculo con el oficialismo, yo entiendo que esto es una campaña que está montada en términos de desprestigio. No le voy a dar mi foto entrando a un juzgado.

–¿Tiene miedo de que lo procesen?

–Mis abogados dicen que no hay ninguna posibilidad. Pero estoy preocupado por el ímpetu, la difusión y la imparcialidad del juez. Ante un juez imparcial testifico y doy la misma información, porque no tengo más. Pero Faggionatto quiere arrastrarme a un show mediático.

–¿Teme que lo metan preso?

–Mire, sin nada Faggionatto es capaz de procesarme, de meterme preso. El kirchnerismo no tiene límites. El jefe de Gabinete de la provincia de Buenos Aires dijo que yo debería estar preso. ¡Es una locura!

–Al juez lo cuestionaron José Scioli y Alberto Fernández.

–A Faggionatto lo cuestionan los hechos, no sólo las palabras. Si hasta Diana Conti, que integra el Consejo de la Magistratura y es kirchnerista, dice que la situación del juez es muy complicada.

–¿Es verdad que cambia las direcciones de e-mail y el número de celular todos los días?

–Y sí, claro. La SIDE persigue opositores, periodistas, empresarios. Nada de esto se puede hacer sin el conocimiento de Kirchner. Ya violaron la correspondencia privada de mi casilla y la del periodista de La Nación Carlos Pagni. Un supuesto anónimo llevó al juez un e-mail que intercambiamos.

–¿Se mueve con numerosos guardaespaldas?

–Sí, con varios. Pero es de antes de ser diputado.

–¿Por qué quiere ser nuevamente diputado si tiene alto grado de inasistencia en el Congreso?

–(Largo silencio…). Dicen que Macri y yo somos vagos. De 171 sesiones estuve 70 y pico. Tengo más de 100 proyectos como cofirmante. Y hay 36 míos, sobre seguridad y empleo. Seguramente hay diputados que concurrieron más que yo y otros menos.

–Las encuestas K dan ganador a Kirchner. ¿Las suyas?

–Un empate. Y hay un 38% de indecisos. De ese total, más de la mitad dice que no va a votar al kirchnerismo. Se va a polarizar la elección. Y va a haber un voto útil o castigo para construir una alternativa.

–¿Y cómo se imagina el país tras la elección?

–Los Kirchner van a necesitar consenso. El Senado va a quedar 36 y 36. Y en Diputados ellos no van a tener más de 100 diputados.

–¿Cuáles serán sus principales propuestas?

–Una renta universal de 300 pesos para las madres en condición de pobreza e indigencia con hijos menores, con contraprestaciones de escolaridad y controles sanitarios. Son dos puntos del producto. Son 21.000 millones de pesos. Muy parecido al plan Bolsa Familia de Brasil.

–¿Qué más?

–La eliminación del IVA al consumo primario de algunos productos de la canasta básica. El arroz y los fideos tributan el 21 por ciento. La harina, el 10,5 por ciento. Hay que eliminarlos.

–Ojo que son medidas progresistas.

–(Se ríe). Yo soy más progresista que Kirchner. El progresismo es cuando le llega a la gente.

–Creía que usted era de derecha.

–No es izquierda o derecha. Tiene que ver con la intervención eficiente del Estado. Progresismo es asistencia social sin clientelismo. Yo soy el que habla de una ley marco para los menores. Pero sé que no alcanza con bajar la edad de imputabilidad. Hay que pensar en medidas que mejoren la calidad de vida de la gente. Eso es ser progresista.

–Usted acompañó a Menem, que de progresista no tenía nada.

–Bbbbueno. Menem y Kirchner tuvieron buenos primeros años. Ser progresista, en definitiva, es mejorar respecto del gobierno anterior. Lograr que los gobiernos que se sucedan sean mejores que los anteriores y no en contra de otros.

–¿Por qué un peronista lo votaría a usted y no a Kirchner?

–Porque Kirchner se cerró sobre el peronismo más duro que se disciplina detrás de su autoritarismo.

–¿Nadie está con Kirchner por convicción?

–Noooooooo. Nin-gu-no. Le aseguro que nadie está con Kirchner por convicción. No hay amor en el kirchnerismo. En seis meses nadie va a encontrar un kirchnerista aunque lo busque con lupa.

–Cristina, que es Kirchner, seguirá siendo la Presidenta dos años más.

–Kirchner maneja la caja, las obras, las operaciones. Muchos intendentes están por amenazas y operaciones. Están con él por el poder que tiene. Pero lo irá perdiendo.

–¿Por qué no quiere peronizar la campaña como propone Solá?

–La verdad es que haciendo la campaña que estamos haciendo nos va bastante bien. Felipe tiene arraigo en el peronismo. Yo menos. Mauricio simpatía. Y Gabriela… diría que no es rechazo pero es lo más lejano al peronismo. Igual, el 28 la gente va a optar entre el peronismo o el kirchnerismo.

–¿En serio cree que Kirchner no es peronista?

–No, no es. Realmente no es. El militante siente afecto, lealtad. A Kirchner le tienen odio. Es un caudillo del interior a la vieja usanza que el destino lo puso en la presidencia y no supo tener una visión de estadista.

–¿Está bien que Hugo de Carril hijo no le deje pasar la marcha peronista interpretada por su padre?

–Kirchner negó el peronismo. Aníbal Fernández dijo que se metan la marcha en el culo. Cosecharás tu siembra. Fue digno lo de Hugo del Carril. No es un capricho.

–¿El peronismo se muestra hablando o gobernando?

–La gestión no es partidaria. Nosotros vamos con los mejores, sean peronistas, radicales, del PRO o socialistas. Todos.

–Eso incluía a Rico. Usted lo quería incorporar al espacio.

–Yo dije que teníamos que conversar con todas las fuerzas. No quería partir de preconceptos. El límite es el que participó del terrorismo de Estado y está en conflicto con la ley. Aldo Rico no tiene conflicto. Patti está procesado. Patti es mi límite.

–¿A quién votaría de candidato a presidente?

–A Mauricio o a Felipe. O a Reutemann. Debemos conformar todos una expresión política que sea una alternativa a lo que va a proponer el radicalismo con el socialismo, sea Cobos, Carrió o Binner.

–¿Macri no se enoja cuando usted especula con votar a Reutemann?

–Apoyaré la propuesta que más me convenza. Si la representa Macri, será él; si no será otro.

–Veo que tras la elección explota el armado de Unión-PRO.

–Siempre nos quieren separar y se equivocan fiero con eso.

–¿Cree que Scioli asumirá como diputado?

–Sí, porque va a perder la elección y no va a poder seguir gobernando. Asumirá el vicegobernador.

–¿Usted dice que huirá como lo hizo Ruckauf?

–Digo que el gobernador de la provincia de Buenos Aires es Kirchner y no Scioli. La plata, las obras, todo pasa por Kirchner. Scioli está pintado como una pared. Es un buen candidato y tuvo la oportunidad de marcar su propia historia política. Pero es un eterno segundo. Jamás se va a poner al frente de un proyecto de transformación.

–¿Cuántas veces habla con Duhalde por semana?

–Antes, una vez por semana. Ahora hace dos meses que no hablo.

–¿Está o no está Duhalde?

–No. Por decisión nuestra y de él. Pero nadie está enojado con nadie. La lista está llena de peronistas, si la duda es ésa. Chiche estuvo en un acto con Claudia Rucci.

–¿Después del 28 va por la gobernación?

–Sí. La provincia es el mayor impedimento que tiene la Argentina para transformarse en un país próspero.

–¿Se puede tener acciones de medios –como América, El Cronista– y ser diputado?

–En la nueva Ley de Radiodifusión debería tratarse cuál es el vínculo entre un funcionario y un medio de comunicación. Hoy no está reglado y por eso no violo la ley. Pero sí entiendo que hay un conflicto de intereses.

–El proyecto seguramente no saldrá de usted.

–(Se ríe). Sí, ¿por qué no? No hay problemas. Lo que no se puede hacer es proponer una nueva Ley de Radiodifusión en medio de la campaña. Le pido que subraye algo: la reglamentación de la ley de blanqueo de capitales, donde se puede direccionar el dinero, sin explicitar el origen, para comprar medios de comunicación es invitar a que se tomen los medios tal vez con dinero mal habido. Eso es peligrosísimo.

–Para usted Kirchner compra todo.

–No tengo dudas de que si Kirchner gana en la provincia, aunque sea por un voto, avanza sobre la propiedad privada, la libertad de prensa, el sistema financiero… Va a tratar de controlar todo.

–Y va a querer ser presidente.

–Creo que ya no le da. Ni siquiera va a tener la posibilidad de instalar una candidatura de otro. En un par de meses no va a haber ni un kirchnerista en todo el país. Se lo aseguro.

"La alianza de Lilita con la UCR va a explotar"

¿Advirtió el descalabro que generó su encuentro con Cobos?

–Lo vi con sorpresa.

–¿Por qué?

–Porque para Carrió sólo vale el diálogo y el consenso con los que ella quiere.

–Carrió y Cobos tuvieron un cruce muy duro en las últimas horas.

–Se sentirán muy inseguros de lo que tienen Carrió y la UCR. ¿Usted me preguntaba si nuestro espacio iba a volar por el aire el 29 de junio? Los que parecen que van a volar por al aire ese día son ellos. Esa alianza va a explotar.

–Una foto así con Cobos, a dos semanas de las elecciones…

–El mensaje que dimos es que no estamos metidos en la coyuntura de una elección sino defendiendo el país. Tenemos que conversar. Ésa es la normalidad. Los que gritan que griten.

"Tinelli me hizo popular"

¿La imitación de Gran Cuñado le sirvió?

–Sí, Tinelli me ayudó. Me hizo popular. Me humanizó. Me acercó a la gente y me hizo agradable ante la gente. Eso ayuda. Neutro no ha sido. Me fue favorable.

–¿Y le hizo ahorrar plata en afiches?

–(Se ríe) No. Seguí invirtiendo.

–Ah, cierto que usted dijo: "La plata es toda toda mía".

–No fue una frase feliz. La dije hace como tres meses. Me preguntaron si era equitativo invertir en la difusión de imagen. Yo expresé que el que más utiliza el dinero es el Estado y que en mi caso la plata era toda mía. Yo lo dije en ese contexto. Pero fue desafortunada.

Comentá la nota