Los Kirchner frente al espejo

Por: Ricardo Roa

En el espejo donde deberían verse, los Kirchner ven a los otros. Ayer la Presidenta distinguió entre libertad de expresión y libertad de extorsión, al justificar su proyecto para colonizar los medios

¿Quién extorsiona en la Argentina? Extorsiona quien manipula datos públicos como los del Indec, extorsiona quien no entrega la plata de la coparticipación a los gobernadores que no están alineados, extorsiona quien ampara en la oscuridad a funcionarios corruptos. Extorsiona quien compra o alquila medios con dinero público y castiga con la quita de publicidad oficial a los que no son obsecuentes. Y extorsiona quien propone una ley que dará a los K el control discrecional de las licencias de TV, para que ingresen por la ventana los amigos y los truchos.

Como si blandiese una espada, la Presidenta había sacado a relucir este proyecto en mayo del año pasado, en medio de su pelea absurda contra el campo y molesta por la cobertura periodística de casos de corrupción como Skanska o la valija venezolana de Antonini Wilson. La reactualizó apenas días después de convocar a comicios anticipados, para disciplinar a los medios. Y ahora, tras las elecciones perdidas, trata de aprovechar la agonía de su mayoría legislativa. Pura revancha. Todo rodeado de agresiones contra los medios en general y Clarín en particular. Y en nombre de un modelo que usa y banaliza el drama de los desaparecidos, pero que en verdad consiste en una sola cosa: acumular poder para los Kirchner. El Gobierno avanza sobre la independencia de la prensa como si estuviese solo en el escenario político. Pero ayer mismo empezaron a alzarse voces que denuncian este nuevo intento de debilitar al periodismo. No extorsionan los medios. Los medios son el espejo que muestra a los verdaderos extorsionadores.

Comentá la nota