"Kirchner es un experto en ponerse en el límite de la ley para profanarla"

"Kirchner es un experto en ponerse en el límite de la ley para profanarla"
El rabino Sergio Bergman cuestiona con dureza al ex presidente y lo acusa de menear el fantasma de Chávez para amedrentar a los empresarios. Denuncia que en la Argentina hay grupos de piqueteros financiados con recursos venezolanos con la complicidad K. Además, advierte que las testimoniales y la campaña sucia son signos del deterioro de la política.
"Soy candidato a ciudadano. Motivador y constructor de ciudadanía". Así se autodefine Sergio Bergman, el líder religioso judío que se atrevió a romper con los cánones del rabino convencional y hoy revoluciona la escena mediática con impecable oratoria y frases efectistas, muchas de ellas cargadas de sentido común, con el propósito de, según dice, despertar la conciencia cívica de los argentinos y comprometerlos a recuperar el sentido de la política que, asegura, "fue degradada" por la ausencia "de una masa crítica de participación ciudadana". "Nosotros confundimos la Nación con el hecho de poder votar cada dos años. Un ciudadano pleno es aquel que está todos los días cogestionando y participando con sus representantes, respirándoles amorosamente en la nuca y viendo si lo que dijeron que iban a hacer lo cumplen", sostiene, casi sin tomar aliento.

Mate en mano y con su eterno kipá multicolor que lo distingue del resto de sus pares, Bergman recibe a El Cronista Weekend en la sede de "Argentina Ciudadana", el movimiento cívico desde donde busca fomentar la participación de los jóvenes para renovar el sistema democrático y reconstruir la República.

Crítico acérrimo del oficialismo y la "corporación política", Bergman afirma que Néstor Kirchner "es un perverso" que tiene "casi 15 años de entrenamiento en el uso absoluto del poder" y lo acusa de "utilizar a su amigo Chávez" para que los empresarios sepan "lo que les puede pasar acá si no están dispuestos a obedecer".

También castiga al Congreso por aceptar mansamente y "en trámite exprés" los deseos del Poder Ejecutivo. "Son traidores a la patria", dice de los legisladores. Y asegura que en las elecciones del 28 no se plebiscita una gestión, como sostiene el Gobierno, sino "el futuro: república o no república".

¿Cómo ve esta campaña que tiene como signo distintivo, además de las candidaturas testimoniales, su judicialización?

- Creo que todos esos elementos son un poco indicadores del estado de deterioro de la política en la Argentina. Pone en evidencia algo que no surge ahora con las elecciones, sino que se hace visible, que es que la política está vacía de política. No hay discusiones de ideas y hay una especie de discapacidad cívica donde la ciudadanía queda reducida a clientes electorales o a consumidores, un marketing electoral donde uno ya tiene la presunción de que trata de elegir lo menos peor.

z ¿Esperaba una campaña tan chata, sin discusión de ideas?

- No hay debate. Uno rápidamente fuga y migra a tratar de decir "porque los candidatos..." Yo prefiero ir más a la raíz del problema que es más de estructura que de coyuntura. La estructura es que nos olvidamos hasta que tenemos que consumir cada dos años cómo elegir lo menos peor, de tener un nivel de compromiso con el término político que es una acción socio-cultural noble para transformar la realidad y que fue degradada en el colapso entre política y los políticos que supimos conseguir.

z ¿Cree que la gente va a castigar en las urnas la campaña sucia?

- No tengo muy claro lo que va suceder. Hoy se discute entre personas, no se discuten ideas, se busca la descalificación del otro en lugar del debate de conceptos y se utilizan técnicas de manipulación, que pueden ser mediáticas, otra es utilizar los recursos de todos para uno. Pero esa transformación estructural basada en la cultura lleva mucho más tiempo que la angustia existencial o el cronograma electoral. Lo que está pasando ahora con lo que usted llama la campaña sucia y el tema de De Narváez...No importa en qué va a terminar la causa, que ya de por sí es una distorsión, lo importante es que hoy estamos todos hablando de eso.

z No es la primera vez que ocurre. ¿Por qué se puede seguir apelando a estos métodos?

- De todo lo malo que sucede, lo único bueno que uno puede ver es el cambio que viene y sobre todo apostando a los jóvenes, que es a lo que yo apelo, porque yo creo que esto lleva una generación. Hoy se usan recursos en el abuso del poder para justamente preservarse en la continuidad que tiene que ver con la hegemonía y la concentración. No hay límite, en ese sentido se usa todo lo que haga falta para preservarse en el poder. El otro problema que permite este tipo de cosas como la campaña sucia es que hay democracia electoral formal pero no hay república real. Al no haber independencia de los poderes, habiendo un Congreso que en lugar de ser legislativo es de obediencia debida a lo que le encomienda un Ejecutivo, y cuando los legisladores ya dejaron debida cuenta que primero juraron por un jefe y luego por Dios y por la Patria, lo que cometen no es una defraudación en términos de confianza y expectativa sino, según lo que dice la Constitución, no lo digo yo, eso es traición a la patria. Cuando vos entregás la suma del poder público al Ejecutivo firmando aquello que te mandan en trámite exprés.

z ¿Va haber un cambio cualitativo en el Congreso después del 28?

- Espero que haya un cambio en los ciudadanos. Si no hay un cambio en los ciudadanos, que es lo que nosotros queremos obviar, no encanta hablar de "ellos", que además de que los elegimos se nos parecen. Por supuesto que tienen máximas responsabilidades y son culpables del deterioro de la calidad institucional, pero nosotros somos responsables...

z Eso es como decir que los argentinos tenemos el Gobierno que nos merecemos...

- No creo que sea que nos merecemos. No se olvide que el actual Gobierno surge de un accidente electoral. Kirchner asume con el 22% de los votos a raíz de la pelea entre Duhalde y Menem. Todos estamos sorprendidos por algunas aberraciones a la calidad institucional. Yo propondría que recordemos que lo que sucede hoy en nuestro país tiene un origen en el hecho de que nosotros no somos un país representativo sino delegativo. La Constitución no dice eso. Además, dice que es federal y nosotros seguimos siendo un país unitario y feudal. Lo que Kirchner hace en la Nación es lo que hizo en Santa Cruz durante más de 15 años, como intendente y como gobernador. Tiene casi 15 años de entrenamiento en el uso absoluto del poder.

z ¿La gente va a reaccionar el 28 de junio?

- Se está reaccionando. Es la transformación que ya se está incubando desde el año 2002. Ahora, supongamos que se vayan los malos, ¿dónde están los buenos que están dispuestos a asumir? Ahí está el foco de la cuestión, el foco es masa crítica de participación. Nosotros confundimos la Nación con el hecho de poder votar cada dos años. Pero en realidad un ciudadano pleno es aquel que está todos los días durante dos años cogestionando y participando con sus representantes, respirándoles amorosamente en la nuca y viendo si todo lo que dijeron que iban a hacer lo cumplen. Lo que ocurre es que el quiebre de la Nación está dado por evasión cívica. Nuestro problema no es ni político ni económico ni social. Es cultural.

z Impacta que un líder religioso sea tan crítico del poder y tenga a la vez un discurso tan politizado...

- Soy mucho más crítico de la ciudadanía y de las sumisiones de los argentinos. La gestión del kirchnerismo es un recurso didáctico y pedagógico para mostrarnos a nosotros mismos que dejemos de hablar de "ellos" y sinceremos entre nosotros la hipocresía cívica. El tema es que en la Argentina, la única política que conocemos es la partidaria. Hay muchas más políticas que la partidaria. Yo no participo en política partidaria, pero sí en política cívica.

z ¿Y nunca se planteó ser candidato?

- Siempre. La religión como institución y los religiosos como individuos desde 1810 están participando en la historia de este país. Hoy tenemos como referente al cardenal Bergoglio que no se calló, que cuando los valores estaban, como hoy, corriendo riesgos, tuvo la valentía de decir aquello que yo termino de alguna manera ejerciendo. Uno no puede como religioso vincularse con Dios con la espiritualidad y los valores en los metros cuadrados de un templo.

z ¿Qué es lo que hace que Kirchner identifique a un líder religioso con la oposición y no a sus adversarios políticos?

- Es una manipulación, una estrategia. Uno no puede confundir el perverso con el inteligente...

z ¿Se refiere a que Kirchner es el perverso?

- Conoce tanto la ley, y no por ser abogado, sino por ser un experto en ponerse en el límite de la ley para profanarla. En ese trabajo de manipulación sabe, además, que no vamos a hacer nada. Entonces, hay un espacio cedido y concedido por abandono de los ciudadanos en referencia a lo público. ¿Le parece que un país rico como este, que produce alimentos para millones de personas en el mundo,tenga chicos que se mueren de hambre? Sucede porque no hay políticas de Estado. El hambre en un país no se resuelve con caridad, se arregla con políticas de estado. Nosotros confundimos democracia con demagogia, y lo que tenemos que volver a ver es cómo el sistema democrático asegura la distribución, no por la entrega mesiánica de un líder, sino justamente por la regulación de la división de los poderes, el cumplimiento de la ley.

z Dijo que siempre se planteó ser candidato, ¿qué lo detuvo?

- No es que algo me detuvo. Creo que hay una progresión en el tiempo que no se pueden saltear etapas.

z ¿Cuál será el momento, entonces?

- La progresión es así: tenemos más habitantes que ciudadanos. Convoquemos una masa crítica de ciudadanos activos.Yo tomo la Biblia como referencia: 40 años en el desierto. Para mí es un tema de una generación. Cuando se logre un millón de ciudadanos activos, no por reacción, sino a lo Ghandi, revolución amorosa de peregrinar, de resistir, de trabajar, de no esperar de hoy para mañana...Hay que decirle a nuestros hijos que no hay nada más peligroso que no meterse. Porque así como en 1810 estábamos discutiendo si íbamos a ser como España o Inglaterra, hoy tenemos que asumir que vamos a ser latinoamericanos. El debate para la generación de un joven de 25 años es si vamos a ser como Venezuela o como Brasil, Chile y Uruguay.

z ¿Cómo ve la reacción del empresariado argentino contra las nacionalizaciones de Chávez?

- Los empresarios no reaccionan, en general, el promedio, confunde hacer negocios con ser empresarios o emprendedores. Porque hacer negocios significa que no te importan ni las instituciones ni los valores sino que vos querés hacer la diferencia negociando en cualquier condición con cualquiera.

z ¿No lo ve como una reacción genuina?

- Sí, es puramente genuina. Tarde y mal cuando los vinieron a buscar. Entonces ahí viene la inteligencia del perverso: utiliza a un amigo como Chávez para que les haga saber a todos los que están acá lo que puede venir si no están dispuestos a obedecer. Yo digo que Caracas ya está en Buenos Aires. No solamente por la afinidad política internacional, sino por el hecho de que ya hay movimientos sociales, piqueteros, excluidos y marginales que están siendo financiados con recursos venezolanos.

z ¿Se refiere a D’Elía?

- No me consta, pero te diría que los que apalearon a los que celebraban en Avenida de Mayo la independencia de Israel están siendo bancados por este tipo de fondos.

z ¿Con complicidad del gobierno local?

- Sí, claro. Les da planes a personas que son delincuentes y no por pensar diferente. La discriminación es un delito en la Argentina.

z ¿Ve un brote antisemita en el país?

- No, para nada. No tiene que ver con el antisemitismo sino con la estrategia de división y confrontación. No se olvide que D’Elía no es un ideólogo; es un vocero que plantea con mucha claridad cuál es la doctrina de fondo. Este régimen se sostiene sobre la premisa del anarcoseudoprogresismo totalitario. Anarco significa "zona liberada, hagan lo que quieran". Seudoprogresista porque en nombre del progresismo no hay nada más de derecha que apropiarse de lo de todos para uno, acumularlo y someter desde la caja a todos. Totalitario porque si vos hacés lo que querés, en nombre del seudoprogresismo te someto, utilizo a los jueces y los aprieto para que te aprieten, utilizo a los legisladores para que firmen lo que les mando y después como en el mundo, no solo en la Argentina, lo que manda es la caja, te compro.

z ¿Qué es lo que está en juego el 28?

- Se está plebiscitando no una gestión sino el futuro: república o no república. La república plena, no solo formal, va a existir después de Néstor. Primero participemos como ciudadanos, restablezcamos el sistema. Cuándo se votó lo de las AFJP no fue nadie. El único alumno aplicado que aprendió de la 125 fue Néstor. ¿Qué aprendió? Que un proyecto de ley no se anticipa sino que se manda con 21 días de anticipación que es todo el tiempo para que tus dos cámaras con mayoría casi automática lo aprueben. Después se manda a discutir lo que no va a ser: si las AFJP fueron un robo no. Eso es una trampa. Lo único que importaba era hacerse de la caja y tener un banco oficial con el cual no solo se hizo caja sino que se tomaron las acciones y los papeles para intervenir las empresas a través de la Anses. Esto sucede porque no hubo resistencia cívica. Si la gente se hubiera movilizado no hubiera prosperado.

Comentá la nota