Kirchner fue a la estatizada Massuh y reclamó: "Cuidemos el modelo"

Kirchner fue a la estatizada Massuh y reclamó: "Cuidemos el modelo"
El ex presidente recorrió la papelera que ahora conduce Guillermo Moreno.
Ya había terminado su recorrida por la planta de Papelera Quilmes (ex Massuh), pero al subir a su minibús Néstor Kirchner dio media vuelta y envió un mensaje político a los obreros que habían acompañado su paso: "Estén seguros que si el problema que tuvo esta fábrica lo hubiese tenido en 2001, con los que estaban (en el Gobierno) en 2001, esta planta estaría cerrada. Por eso les pido: ¡Cuidemos este modelo!", arengó en medio de los aplausos.

El ex Presidente desembarcó ayer por la mañana en la planta industrial que volvió a ponerse en marcha esta semana tras cinco meses de parate, después de que a principio de mes su administración pasase a manos de un fideicomiso estatal (ver Llamados...).

Algunos empresarios argentinos manifestaron en los últimos días su temor de que Massuh haya sido sólo el primer eslabón de un sendero de estatizaciones que el Gobierno podría encarar. Los aterra el ejemplo de Hugo Chávez, que acaba de anunciar la nacionalización otras tres empresas de Techint.

Pero Kirchner tomó distancia del venezolano. Y ante la consulta de Clarín, se limitó a afirmar: "Los empresarios saben lo que yo pienso. A mí me abarca lo que ya dijo (Julio) De Vido". ¿Qué había dicho el ministro de Planificación? Que el Gobierno "repetirá sin dudar" las gestiones que hizo ante Chávez por la nacionalización de Sidor "respetando como ha hecho siempre las decisiones soberanas de otros Estados, pero protegiendo los intereses de los nacionales".

El jefe de Gabinete, Sergio Massa, se explayó un poco más. "Techint es una empresa argentina y hay que ayudarla", afirmó, e intentó espantar los fantasmas del empresariado al subrayar que Argentina tiene una realidad muy distinta a la venezolana. "Aquí sería políticamente inviable y fácticamente imposible un proceso de estatizaciones como el de Venezuela. Pero el Estado seguirá interviniendo para salvar fuentes de trabajo en casos de emergencia, como ocurrió con Massuh", explicó a este diario.

Kirchner recorrió la papelera junto a una nutrida comitiva oficial en la que, además de Massa, estuvieron el ministro del Interior, Florencio Randazzo, la titular de Desarrollo Social, Alicia Kirchner, el secretario de Inteligencia, Héctor Icazuriaga, el titular de la ANSeS, Amado Boudou, y el diputado Carlos Kunkel. También dijeron presente el intendente de Quilmes y dirigente metalúrgico Francisco "Barba" Gutiérrez y el titular de la UOM, Antonio Caló.

A algunos llamó la atención la ausencia del secretario de comercio, Guillermo Moreno, que oficia de director ejecutivo de la Papelera Quilmes. Aunque flaco favor podría hacerle a la campaña oficialista la aparición en escena de su desprestigiada figura.

Kirchner caminó de punta a punta de la nave industrial, desde la planta semiquímica ya en funcionamiento a la bobinadora, que volverá a ponerse en marcha este fin de semana, y se sacó fotos con los operarios y las máquinas. Uno de los trabajadores con más experiencia le comentó a Clarín que la planta produce a partir de fibra corta de eucalipto el 30 por ciento de la celulosa que utiliza. "Lo hacemos sin cloro. Un procedimiento no contaminante, similar al de Botnia", afirmó. Un funcionario que escuchaba sonrió, pero prefirió el silencio.

Comentá la nota