Kirchner está a un paso de ser candidato a senador en Provincia

Haría renunciar a Calcagno, quien ya reemplazó a Cristina, lo que obligaría a llamar a elecciones para cubrir la vacante. Como suplente del ex presidente iría Ocaña. Con esta jugada, buscan fortalecer las chances del kirchnerismo en 2009.
De Olivos saldrá un regalo para el peronismo bonaerense, que estrena hoy autoridades partidarias. De no mediar imponderables, Néstor Kirchner buscará ser candidato a senador nacional por la Provincia con la intención de reforzar las chances del Gobierno en las elecciones nacionales de 2009.

La complejidad de la jugada es de tradición justicialista. Según los planes del ex presidente, el Gobierno provincial convocaría a elecciones para cubrir ese cargo en la Cámara alta una vez que el senador Eric Calcagno presente la renuncia a su banca. La salida de Calcagno cerraría un círculo: ex embajador en Francia y ex titular de la Subsecretaría de la Pequeña y Mediana Empresa, Calcagno ocupa hoy una de las tres bancas bonaerenses en calidad de suplente de Cristina Kirchner, quien dejó la suya tras haber sido electa presidenta en 2007. El asiento volvería así a la familia Kirchner.

Los otros dos senadores por la Provincia son José Pampuro, oficialista, y la peronista disidente Hilda "Chiche" Duhalde.

El proyecto parece una respuesta tardía pero firme a las múltiples voces que desde el oficialismo reclamaron por una candidatura a Diputados de Kirchner hasta que la crisis obligó al Gobierno a cambiar la agenda. La jugada parece lejos de cualquier obediencia a las instituciones y persigue fines exclusivamente electorales y de conveniencia política. Aunque Kirchner deberá acreditar su domicilio en la Provincia (cuenta con que vive en Olivos desde 2003), la jugada se ajusta a la letra de la Constitución, que en su artículo 62 dispone: "Cuando vacase alguna plaza de senador por muerte, renuncia u otra causa, el gobierno a que corresponda la vacante hace proceder inmediatamente a la elección de un nuevo miembro".

La provincia de Buenos Aires se sumaría de este modo a otras ocho provincias que elegirán senadores el año que viene para la renovación de un tercio de la Cámara. A la par, se renovará la mitad de la Cámara de Diputados.

El propio Kirchner adelantó este fin de semana desde El Calafate a hombres de su confianza su determinación de lanzarse. El ex presidente concluyó que el Gobierno juega su suerte en el principal distrito electoral del país, donde deberá enfrentar el doble desafío de una alianza entre la UCR y la Coalición Cívica y la unidad del hasta ahora disperso del PJ disidente.

La decisión es resultado de la escasa oferta en términos competitivos que muestra el oficialismo en la Provincia para la elección a Diputados. Aunque son pocas las encuestas disponibles, fuentes con acceso a los planes del ex presidente sostienen que Kirchner mide en imagen unos 20 puntos promedio por encima de los referentes de la oposición con aspiraciones electorales en el distrito, como Margarita Stolbizer, Felipe Solá, Francisco De Narváez y Jorge Macri.

Según el plan, la eventual candidatura de Kirchner sería acompañada por la de la ministra de Salud, Graciela Ocaña, como suplente. Para Calcagno, un economista que ha prestado servicios múltiples al proyecto -reasumió hace unos meses para sumar su voto a las retenciones móviles-, se abriría un lugar en el diseño del flamante Ministerio de la Producción que conduce Débora Giorgi.

Avanzando sobre el proyecto conviene preguntarse si Kirchner asumirá la banca en el Senado en caso de ganar. Aunque a la Cámara llegaron en los últimos años los ex presidentes Raúl Alfonsín y Carlos Menem (ver recuadro), Kirchner, como este último, no tiene experiencia parlamentaria alguna y desarrolló toda su carrera política desde cargos ejecutivos. De llegar al Senado el ex presidente, los Kirchner cambiarían los roles que jugaron a lo largo de su carrera política, de más de dos décadas. De lo contrario, Ocaña debería ir pensando en volver al Congreso, donde ocupó una banca en Diputados, con un período de licencia, hasta agosto de 2006.

Kirchner parece detrás de otro proyecto electoral de fuerte impacto, como lo fueron la candidatura de Daniel Scioli a la gobernación bonaerense y la de Cristina Kirchner a la Presidencia. Se trata sin duda del primer movimiento del ex presidente y conductor del proyecto oficialista con vistas a la elección presidencial de 2011, de la que nunca se excluyó.

El calendario electoral, en los hechos, se abrió hoy con la elección del gobernador de Santiago del Estero, que dio el primer triunfo electoral al oficialismo y con el que el proyecto de "Kirchner senador" parece haber cobrado definitivamente impulso.

Comentá la nota