"Que Kirchner encabece la lista le da garantía y confianza a la provincia"

El gobernador bonaerense defendió que el ex presidente se siente en una banca de Diputados para luchar por el modelo. Afirmó que no buscan una estrategia del "miedo" sino crear "conciencia" para no volver a 2001.
Una señora le pide por favor. Daniel Scioli se presta sonriente a la foto y le estampa un prodigioso beso. El aroma de campaña lo aporta cada una de las personas que interrumpe su paseo por el Puerto de Frutos, en Tigre, para alentarlo. El gobernador finalmente vuelve a la mesa decidido a terminar el reportaje con Crítica de la Argentina. Pero utilizando una figura deportiva con lo que termina es con el misterio de las candidaturas. "En motonáutica mi objetivo era ganar el campeonato. ¿Con quién corría? Con el italiano Fabio Buzzi. ¿Por qué? Porque era el dueño del astillero que fabricaba los motores y las lanchas. Kirchner es el presidente del PJ, el que puede garantizar a la provincia de Buenos Aires los apoyos que el Gobierno necesita".

–Entonces ya está decidida la fórmula Kirchner-Scioli.

–(Se ríe). Y… vamos en camino. La lista será fruto de un trabajo articulado entre Nación, provincia y municipios, porque cuando perdió la provincia, perdió el país.

–¿Para eso es necesario que Kirchner esté al tope de la lista?

–Que Kirchner encabece la lista es una garantía. Garantiza que la provincia tenga los apoyos que necesita. Fue un presidente que le ha prestado particular atención y que conoce a fondo la provincia. Y por eso la posibilidad de que vuelque su experiencia y encabece la propuesta electoral en la que yo me pongo al frente para defender también a Buenos Aires, y que siga avanzando.

–¿Se lo imagina a Kirchner sentado en una banca de diputado o lo de él será una candidatura testimonial?

–En la casa de la democracia, que esté la posibilidad de tener a un hombre que ha gobernado la Argentina durante cinco años y es presidente del partido me parece interesante. Kirchner da el debate, tiene iniciativa. Y tiene muy claro que si la provincia está con problemas, lastima a toda la Argentina, porque es el 40 por ciento del PBI y de la población.

–¿Cuándo se anuncia oficialmente la lista?

–A fines de la semana próxima (por esta semana).

–¿Comparte el discurso de Néstor y Cristina Kirchner acerca de que si no gana el oficialismo vuelve 2001?

–No es como algunos dicen, que se trata de instalar el miedo, sino de crear conciencia. No es apelar al miedo, de ninguna manera. Somos el fruto de la voluntad popular y nos sometemos a la voluntad popular cava vez que hay una cuestión de fondo en la Argentina. Y nuestra voluntad es seguir adelante con lo que está en marcha. Yo prometí y lo hice: cambié las leyes de Justicia, modifiqué los planes sociales, amplié la red de agua potable y cloacas…

–¿No son irregulares las candidaturas testimoniales?

–Son un pronunciamiento político de compromiso y de responsabilidad porque no es una elección legislativa más. Lo mismo hizo Mauricio Macri en la Ciudad de Buenos Aires cuando anticipó la elección y puso a su vicejefa, Gabriela Michetti, de candidata. Insisto, la de junio no es una elección más. Y la mayoría de los intendentes, que conocen los problemas de sus vecinos, están dispuestos a ponerse al frente y defender a su comunidad.

–Así las cosas, ¿no debería ser candidata también Cristina?

–No hace falta. Ella es la Presidenta y aquí hay un ex presidente que es también presidente del PJ que conoce como pocos la provincia de Buenos Aires, y yo soy el gobernador que quiere defender su provincia. Y la manera de defenderla a ella es que tengamos respaldo en las urnas.

–¿Siente la presión de que si no juega su candidatura parece que está sacando los pies del plato?

–No, yo por lo único que me siento presionado es por las demandas de la gente. No se puede desconocer que este modelo es el que nos sacó de la crisis contra otro modelo que nos metió en la crisis; uno que dinamiza el mercado interno contra otro que buscaba la retracción para que le cierren las cuentas fiscales; uno que les aumentó a los jubilados contra otro que propuso un ajuste; uno de dinamiza la obra pública contra otro en la Ciudad que detuvo las obras en medio de la crisis.

–¿Pero hay otros dirigentes del PJ que juegan no alineados, como Carlos Reutemann o Juan Schiaretti?

–El mensaje del general Perón es "primero la patria, después el movimiento y por último los hombres". En el peronismo, más allá de tener matices, corrientes, ya habrá tiempo de discutir el futuro. Todos podemos tener aspiraciones, pero hoy el país y el contexto internacional nos exigen no desatar anticipadamente las peleas.

–Pero si Reutemann gana en Santa Fe, ¿gana Kirchner, el antikirchnerismo o el poskirchnerismo?

–Gana el peronismo. Reutemann dice que es peronista. No es lo mismo el caso de Felipe Solá, que tomó una posición distinta y se fue a una alianza con Macri. Reutemann, en cambio, descartó una alianza con el PRO.

–Pero Reutemann es un peronista disidente.

–No es así. El propio partido decidió la libertad de acción y Reutemann dice que en algunas cosas está a favor del Gobierno. Yo espero que junto a Córdoba ayuden a la Presidenta.

–¿Coincide con la idea de que la supervivencia del kirchnerismo depende del resultado en la provincia de Buenos Aires?

–Yo pienso en el país. No en términos de kirchnerista o no kirchnerista. ¿Cómo busco lo mejor para mi provincia y la gente? Defendiendo a mi provincia. Qué mayor garantía y tranquilidad puede tener un intendente que el gobernador se ponga al frente de defender la provincia y el presidente del partido también esté dispuesto a jugársela por la provincia después de lo que demostró y lo que hizo. Y si realmente quieren un cambio de fondo será en 2011.

–¿Si no hay un respaldo masivo, el proyecto queda herido?

–Tengo confianza en que vamos a tener un respaldo en las urnas importante.

–¿Hay campaña sucia contra De Narváez?

–Como Francisco es un competidor, no puedo estar haciendo comentarios, no me corresponde.

–Usted mencionó a Solá, ex gobernador de la provincia. ¿Cómo lo ve?

–Realmente incómodo, porque no le gusta estar segundo. Como si no hubiera confianza con De Narváez, uno no ve que estén compartiendo, que estén juntos en la campaña. Encima dice que renuncia a su banca el 9 de mayo, cuando cierren la lista. ¿Será que demora la decisión para ver si se pelea antes con De Narváez y queda afuera?

–¿Cómo se ve compitiendo con el apellido Alfonsín (por Ricardo, candidato del Acuerdo Cívico) con la relación que tuvo con el ex presidente radical?

–Se ha dado anteriormente, pero hay que tomar las enseñanzas de don Raúl: discutir ideas, proyectos.

–¿Quién encarna el antikirchnerismo?

–No sé. ¿Por qué hay que ser anti? ¿Por qué no pro Argentina? Yo soy fanáticamente positivo.

–Carrió puede decir lo mismo, que ella también es pro Argentina…

–Ellos son todos por el no. Llaman a un voto para ganarle a este Gobierno, para obstaculizar al Gobierno. No percibo una actitud de colaboración. Veo un ánimo opositor en el sentido más profundo de la palabra.

–¿Cree que hay una actitud "destituyente", como dijo Kirchner?

–Lo de (Hugo) Biolcati del otro día parece por lo menos preocupante. Hay actitudes de condicionar, de debilitar al Gobierno. Yo quiero convocar a todos a cuidar la Argentina y la provincia.

Nacha, Karina y los Pimpinella. Habla poco de su vida privada. Pero lo suficiente como para asegurar que jamás pensó en que su esposa, la ex modelo y empresaria Karina Rabollini, se sume a las listas del Frente para la Victoria en la provincia.

"Karina es una persona a la cual siempre le pido una opinión en los momentos en que tengo que tomar decisiones que terminan afectando a la familia, pero ella tiene su carrera profesional, y me alienta y me acompaña con la Fundación Banco Provincia en la que está junto con la mujer de Alberto Balestrini". En cambio, el gobernador apuesta fuerte por la candidatura de Nacha Guevara, que irá tercera en la lista, y pidió que no la "subestimen" por ser artista sino que se "destaque" su vocación. Otra historia son los Pimpinella: "Cuando llegan estos momentos, mis amigos se quieren comprometer y colaborar. Como Lucía (Galán), que me ayuda, pero eso no significa que vaya a ser candidata".

"Las candidaturas presidenciales debe ser por internas, sin dedo". Daniel Scioli no quiere hablar en primera persona sobre 2011, pero se anima a pedir que las próximas candidaturas se definan por internas.

–El sueño de Maradona era ganar el Mundial; el de cualquier político es llegar a la presidencia. ¿Tiene esa fantasía?

–No es momento de hablar sobre proyectos futuros.

–¿Se puede pensar en una reconstrucción del PJ después del 28 de junio?

–Pasadas las elecciones, será importante para la democracia que los partidos políticos se fortalezcan.

–Pero ya son varios los que tienen aspiraciones...

–Cuando haya que elegir candidaturas, que se recupere la dinámica de las internas. Los candidatos en la normalización y madurez de la democracia –y ni qué hablar de candidaturas como la presidencial– no serán fruto de una crisis, del dedo de nadie, sino de una interna. Son varios lo que empiezan a mostrar sus aspiraciones.

–¿Usted también?

–Yo no hablo de mi futuro.

–¿Néstor Kirchner puede ser candidato?

–No veo que en la agenda de la gente esté la candidatura de 2011, ni de Kirchner ni de Reutemann ni ninguna otra.

–Pero ¿cree que la continuidad de este proyecto, como usted lo llama, debe encararla un dirigente del kirchnerismo?

–Sí. Un o una dirigente, pero del peronismo; ¿por qué encasillar en el kirchnerismo? Es un rumbo de país, un modelo de la Argentina que ahora el mundo está tomando para reaccionar frente a la crisis.

Comentá la nota