Kirchner elogió a Bruera y … ¿le embarró la cancha?

"¿Abrazo de oso o bendición?" fue la pregunta que más de un observador político por estas horas se debe estar haciendo al recordar las palabras que el mismísimo Néstor Kirchner le dedicó, en su reciente visita a la capital bonaerense, al jefe comunal Pablo Bruera.
"Bruera me hace acordar a mí cuando era intendente", sentenció el ex presidente y primer candidato a diputado nacional por Buenos Aires del Frente Justicialista Para la Victoria (FJPV).

En plena recta final de la campaña hacia los comicios legislativos del 28 de junio, la frase también resonó en los pasillos del Palacio Municipal, donde por muchos fue entendida como un "regalo del cielo"; un respaldo tanto a la gestión comunal como a las candidaturas del Frente Renovador Platense.

Para otros, más escépticos, la comparación que remitió a los tiempos en el que el mandamás K comandaba la sureña comuna de Río Gallegos, no fue más que un gesto que perjudicará claramente a la imagen del bruerismo.

Son los que piensan desde hace tiempo que K sigue siendo nada más ni nada menos que un piantavotos y que pegarse a su imagen –más allá que muchas encuestas dan al kirchnerismo como ganador por entre 5 y 10 puntos en la elección general- es una maniobra suicida, más teniendo en cuenta que Bruera tiene una imagen positiva ascendente entre los habitantes de la ciudad.

Por eso la principal tarea de sus candidatos más importantes –su hermano Gabriel Bruera y la edil Teresa Razzari- es seguir caminando los barrios con la idea fija de convencer a los vecinos de que cuando vayan a las urnas respalden la gestión comunal.

Nueva visita de Cristina

Tal como se vino anunciando en el recargado calendario electoral de la capital bonaerense, donde se ponen en juego 6 bancas de diputados provinciales y 12 de concejales, además de consejeros escolares, esta semana volvió a su ciudad natal la presidenta Cristina Fernández de Kirchner, después de haber estado en City Bell el pasado viernes por la tarde.

Se trató de otro acto que en los papeles fue "protocolar", pero que en verdad escondió, como todos los actos en los que la primera mandataria participa, un marcado sesgo electoralista.

La ocasión –entrega de combis en el Estadio Ciudad de La Plata- sirvió para que los más diversos sectores que integran el aparato kirchnerista de la ciudad se aglutinen en torno a su figura y a un respaldo a la candidatura de su esposo como legislador nacional.

Abren el paraguas

Mientras tanto, uno de los sectores de la oposición con más chances de disputarle al oficialismo bancas en la ciudad, continuó desarrollando una estrategia necesaria a la hora de las urnas: la capacitación de fiscales.

El espacio que postula como diputado nacional al empresario Francisco De Narváez y tiene como principales referentes en la ciudad al duhaldista Gonzalo Atanasof –primer candidato a diputado- al macrista Julio Garro –lo secunda en la misma lista- y al ex alakista José Arteaga –cabeza de lista en el Concejo- tomó nota de los antecedentes de las múltiples denuncias que durante la elección del 2007 se hicieron desde el Ari de Elisa Carrió sobre las irregularidades en el cuarto oscuro y en el recuento de votos.

Mientras tanto, los principales operadores de ese espacio estarían planificando un desembarco de Mauricio Macri y de la principal candidata a diputada porteña por Unión Pro, Gabriela Michetti a la capital bonaerense. (www.agencianova.com)

Comentá la nota