Kirchner ya eligió despacho en Diputados, pero el bloque tratará de bajarle el perfil

El oficialismo estima que, si preside la Cámara o el bloque, propiciará la unificación de los opositores en su contra. Por eso, quieren que se muestre "poco y nada"
Néstor Kirchner se propuso varios destinos desde que dejó la Casa Rosada. Presidir la Unasur; fundar un café literario; conducir el PJ. Su más nuevo desahogo estará en la Cámara de Diputados. Para su asunción allí, el 10 de diciembre, ya tiene estrategia definida y despacho elegido. Aunque la primera, que pasará por el bajo perfil, probablemente choque con el lugar donde pasará la mayor parte de su vida legislativa: el actual despacho de la vicepresidencia primera de la Cámara, pegado al del jefe de la bancada, Agustín Rossi. Cerca, muy cerca del lugar central para las negociaciones con propios y ajenos.

La intención del bloque oficialista de que el ex presidente mantenga el bajo perfil responde al escenario que quedará conformado tras el recambio parlamentario. Convertido en la primera minoría, sin quórum propio, el bloque de Rossi no necesita sumar motivos a la oposición para aglutinarse. Y cree que la sola presencia de Kirchner, sus discursos o movimientos actuarán en ese sentido. "Néstor tiene que estar poco y nada en la Cámara. Cada vez que se muestre va a propiciar que todos se junten contra uno. Contra él", analizan por estas horas en la primera línea de la bancada. Estiman por ello que el patagónico integrará algunas comisiones; pero no ocupará lugares desde los que pueda, con su sola presencia, unificar a la oposición.

Ese será el argumento que explique por qué Kirchner no buscará sillas estratégicas a las que podría aspirar dada su condición de ex presidente: la conducción del bloque o la presidencia de la Cámara.

Para los peronistas disidentes, sin embargo, es otro el motivo que aleja al patagónico de los lugares que hoy ocupan Rossi y el jujeño Eduardo Fellner: la derrota que sufrió en las urnas. "Hay muchos oficialistas que ganaron en sus provincias y se preguntan cómo los va a conducir un tipo que perdió", graficó ante El Cronista un referente del espacio que hoy responde al santafesino Carlos Reutemann. Esa lógica, sin embargo, también le cabría a Rossi; por ahora candidato a la reelección al frente del bloque y que salió tercero en Santa Fe.

Los oficialistas díscolos no están en desacuerdo con la premisa de que quien conduzca surja de entre los kirchneristas ganadores del 28 de junio. Estiman, por eso, que el futuro del bloque podría ser definido por los gobernadores con resultados favorables para mostrar: el salteño Juan Manuel Urtubey; el chaqueño Jorge Capitanich; el jujeño Walter Barrionuevo y el tucumano José Alperovich.

Sin embargo, la línea dura del kirchnerismo en la Cámara no mostró hasta ahora intenciones de abrir el juego para que un recambio de ese tipo sea posible.

En cambio, ya definió qué oficinas ocupará Kirchner: las que actualmente habita Patricia Vaca Narvaja, vicepresidenta primera de la Cámara, quien dejará Diputados en diciembre, con destino seguro en el Ejecutivo. Su despacho está en el tercer piso del Palacio, lindante con el de Rossi. Demasiado cerca de la zona central de la Cámara como para que Kirchner no se tiente con un rol protagónico.

Comentá la nota