"La de los Kirchner es la diplomacia del autito chocador"

Rodríguez Larreta cuestiona la política exterior aislacionista del kirchnerismo y asegura que el vínculo con la Venezuela de Hugo Chávez ha sido nocivo para el país
El jefe de Gabinete del Gobierno porteño, Horacio Rodríguez Larreta, vaticina que el gobierno nacional sufrirá una fuerte derrota el próximo 28 de junio y asegura que una buena performance del macrismo en la Ciudad, que da por descontada, potenciará el posicionamiento de Mauricio Macri de cara a 2011. También niega diferencias internas con Gabriela Michetti y asegura que la ahora ex vicejefa seguirá formando parte del círculo íntimo del ex presidente de Boca Juniors desde su banca en el Congreso.

–¿Qué es lo que está en juego el 28 de junio?

–No creo en las visiones apocalípticas, es una elección más, importante como todas las elecciones. Creo que el Gobierno va a tener una fuerte derrota y eso va a generar un equilibrio muchísimo más sano en el sistema republicano. Van a perder la mayoría en el Congreso y eso le va a dar más importancia al debate legislativo que es como debe ser. Apuntamos a que la gente confirme el apoyo a todo lo que estamos haciendo en la Ciudad.

–La alianza de PRO con el PJ disidente tuvo muchas idas y vueltas. ¿Se va a mantener después del comicio?

–Como todas las alianzas en formación es natural que al principio tengan idas y vueltas. Cuando arrancaron nadie daba un mango, decían que no se iban a poner de acuerdo Solá y De Narváez sobre el orden en la lista, que eso iba a romper la cosa, se presentaron las listas y seguimos avanzando.

–Dentro del mismo espacio hay dos figuras con aspiraciones presidenciales, Macri y Solá. ¿Cómo se resuelve?

–Falta mucho. Adelantarnos a cómo se dirime el 2011...es una vida la que falta. Lo importante es que nosotros vamos a estar bien en Capital, vamos también a ganar en la Provincia y eso consolida mucho el proyecto nuestro. Más allá de eso, siempre nuestro foco, el de Mauricio, va a estar puesto en la gestión de la Ciudad.

–Justamente a Macri a veces se lo critica porque, pese a que es un dirigente nacional, se focaliza demasiado en la ciudad...

–Él tiene una responsabilidad enorme en la Ciudad.

–Pero también aspira a presidir el país en 2011.

–Sí, pero falta mucho. A mí, más que una crítica, me parece una ponderación. Que el tipo que es responsable de la Ciudad se ocupe de eso y no empiece a adelantarse en su carrera.

–¿Cómo es el proceso de toma de decisiones en el macrismo? ¿Macri sabe escuchar?

–Escucha mucho. Depende el nivel de decisiones. Mauricio no es un hombre que concentra hasta el último detalle de la decisión, eso no es un equipo. Las decisiones importantes las toma él, pero siempre escuchando.

–¿La decisión de la candidatura de Michetti se tomó así?

–Obviamente en ese caso la decisión final la tomó Mauricio con Gabriela porque está involucrada personalmente. Pero hubo mucha consulta. Nos cambió el panorama el adelantamiento de la elección de Kirchner.

–Las malas lenguas dicen que usted fue el principal impulsor de esa candidatura para correrla del centro de la gestión.

–No hay que creer en las malas lenguas. Había unanimidad en que Gabriela es la mejor candidata que tenemos.

–Pero ella no quería ser candidata.

–Ella tenía sus dudas que las hizo públicas, fue muy honesta. Pero todos opinaban que tenía que serlo. No fue una idea mía y mucho menos con dobles o triples intenciones. Ella va a seguir siendo parte del núcleo más íntimo del equipo, esté donde esté.

–Al comparar el discurso de Prat-Gay con el de Michetti no se ven grandes diferencias. Los dos representan lo que se llama la nueva política...

–A diferencia de ellos (por el Acuerdo Cívico), nosotros representamos una gestión de gobierno que está haciendo cosas, que tiene ya experiencia en el gobierno de la Ciudad y creemos que tenemos una actitud mucho más constructiva. Nuestra visión de las cosas es optimista, totalmente contraria a la de Carrió, para quien todo es la hecatombe. Estamos convencidos de que la Argentina puede ser un país maravilloso, están las condiciones dadas.

–¿Y qué falta?

–Se necesita un buen gobierno que recupere la normalidad en una cantidad de cosas, para empezar en la relación con el mundo. Esto de haber jugado a los autitos chocadores con todo el mundo solamente aliados con Chávez nos ha hecho un daño enorme... Es realmente la diplomacia del autito chocador. Hay que volver a normalizar las instituciones.

Comentá la nota