Kirchner dijo que los dólares fueron para comprar un hotel

Kirchner dijo que los dólares fueron para comprar un hotel
El ex presidente aseguró que los US$ 2 millones que adquirió en octubre de 2008 fueron para cancelar el pago por el lujoso complejo Alto Calafate. Buscó así ampliar las explicaciones que ya había dado el Gobierno sobre el tema.
Néstor Kirchner aseguró ayer que los dos millones de dólares que compró en octubre de 2008 fueron utilizado para comprar uno de los hoteles de su propiedad.

Con esa explicación, el ex presidente y la Casa Rosada intentaron dar por cerrada la crisis de los dólares K. Pero no lo lograron. Desde la oposición continuaron con sus críticas y ratificaron que llevarán el tema a la Justicia, pidiendo que se abra una investigación por enriquecimiento ilícito.

Habían pasado 48 horas desde que se conoció la noticia, que Clarín adelantó, y el escándalo no paraba de crecer. Ya en la tarde del lunes, según pudo saber Clarín, Kirchner percibía que la explicación pública que habían dado Aníbal Fernández y Amado Boudou con el argumento de que la operación había sido "en blanco" no era insuficiente. Lo terminaron de convencer los diarios de ayer.

El equipo de prensa de la Casa Rosada había detectado que el tema no sólo era título principal en los diarios nacionales sino que había copado las portadas de una decena de los más importantes periódicos provinciales. Ya se sabe: hay pocas cosas que irriten más a Kirchner que la tapa de los diarios.

Por eso, bien temprano le dio la orden al jefe de Gabinete de que saliera a informar que la compra de dólares no había sido con fines especulativos sino para pagar una propiedad. "Si yo tengo 10 pesos en mi patrimonio, y con estos pesos compro dólares y con esos dólares compro un bien ¿dónde está el problema?", argumentó Aníbal F. por TN.

Mientras lo hacía, Kirchner se enteró de que Víctor Hugo Morales, un periodista a quien estima porque suele defender con enjundia algunas decisiones del Gobierno, cuestionaba con dureza su operación financiera. Entonces decidió llamarlo y hacerle la revelación: había comprado los dólares para adquirir Hotesur, la firma propietaria del Hotel Alto Calafate, un cuatro estrellas de lujo en "el lugar en el mundo" del matrimonio presidencial.

Enseguida, Kirchner envió un correo electrónico a radio Continental, en el que detalló que "tal como consta en las declaraciones juradas presentadas ante los organismos de contralor, con fecha 6 de noviembre de 2008 he adquirido el paquete accionario de Hotesur S.A." y "para formalizar el pago de dicha adquisición en dólares estadounidenses efectué compras de dichas divisas con fechas 9, 15 y 23 de octubre hasta completar un total de US$1.999.999, 80, dentro del tope permitido para personas físicas en forma mensual".

Ese monto, "junto a otros provenientes de mis inversiones en dicha moneda", continuó Kirchner, "me permitieron cumplimentar el pago indicado".

La explicación del ex presidente tiene lógica, pero deja abiertos infinidad de flancos débiles acerca de los movimientos financieros del matrimonio presidencial.

¿Esos dólares fueron usados realmente para esa compra? ¿Por qué en su declaración jurada 2008, la Presidenta valuó Hotesur en mucho menos dinero del que luego su esposo admitió a la Justicia en la investigación que se le siguió por enriquecimiento ilícito? (ver pág. 4) ¿Por qué Kirchner no realizó la operación en pesos, al cambio del día, como también es posible? ¿Porque sabía que el 6 de noviembre el dólar cotizaría bastante más alto que en octubre? Todo esto pretende la oposición que averigüe la Justicia.

Y una pregunta de fondo subyace a todo el asunto: ¿Está bien que los presidentes y sus familiares directos hagan negocios multimillonarios mientras ejercen el poder?

En muchos países ya se prohibió. Pero Kirchner no parece afrontar ningún dilema ético al respecto.

Comentá la nota