Kirchner dijo que no devalúa pero no todos le dan crédito.

La definición de Néstor Kirchner del viernes, respecto a que devaluar el peso después de las elecciones "sería una locura", generó distintas reacciones entre economistas, industriales y políticos, que se dividieron entre los que no le creen, los que le creen y los que no quieren creerle.
Los que no le creen. Durante una recorrida de campaña electoral, el candidato a legislador por el Acuerdo Cívico y ex presidente del BCRA Alfonso Prat-Gay, dijo que "el ministro de Economía en las sombras, Néstor Kirchner, hace lo que hacen todos antes de devaluar: niega que lo vayan a hacer". "Nos preocupa mucho esto, así como también la posibilidad que el Gobierno decida aumentar nuevamente los impuestos luego de las elecciones", agregó el economista.

Tampoco el ex titular de la Comisión Nacional de Defensa de la Competencia, José Sbatella, piensa que el Gobierno vaya a sostener el tipo de cambio actual. "De hecho, el BCRA está devaluando gradualmente y va a seguir haciéndolo en el futuro", afirmó el economista y ex funcionario K.

El economista Eduardo Curia también está entre los descreídos. "Nunca un político que está con el Gobierno va a decir que va a devaluar en medio de una campaña, por lo que no le doy mayor importancia a la frase", afirmó a PERFIL. Defensor de un dólar alto, Curia cree que cuando pase la crisis "debemos tener un programa económico basado, entre otras cosas, en un tipo de cambio más competitivo".

Creyentes. Los economistas Orlando Ferreres y Miguel Bein, también consultados por PERFIL, estuvieron de acuerdo en que es difícil que en el corto plazo haya una devaluación abrupta. "Va a haber pequeñas micro devaluaciones, como las que estamos viendo cada semana, pero hay buenos niveles de reservas y el tipo de cambio comparado con el de Brasil está en un nivel bastante lógico", argumentó Ferreres. "En una situación de caída del comercio mundial, tocar el tipo de cambio no va a alcanzar para vender más al exterior, sólo dañaría el poder adquisitivo del salario, realmente sería una locura", sostuvo Bein.

No le quieren creer. Para quienes los dichos de Kirchner resultan un trago amargo es para los industriales que exportan o dependen del mercado interno, como los que se nuclean en la Confederación General Empresaria. El diputado nacional Marcelo Fernández, dirigente de esa agrupación, explicó que "la locura sería hacer una devaluación abrupta, la política correcta es la flotación administrada de hoy".

Comentá la nota