Kirchner dijo que Clarín será "el gran perdedor" en las próximas elecciones.

Fue durante un discurso para apoyar a Heller y con el respaldo de los intelectuales de Carta Abierta. El matutino había informado que el Gobierno evalúa adelantar las elecciones de 2011. Escritores y periodistas analizan esta disputa.
Néstor Kirchner está convencido de que el Grupo Clarín está apostando en su contra de cara a la elección del 28 de junio. El candidato del Frente Justicialista para la Victoria bonaerense vaticinó ayer en la ciudad de Buenos Aires que entre "los grandes perdedores va a estar el grupo monopólico que ha jugado fuerte en estas elecciones". Sin eufemismos, el ex presidente acusó al holding de tener un "temor pánico a la pérdida de su hegemonía en el monopolio de las telecomunicaciones".

El jefe del Partido Justicialista cuestionó duramente la nota sin firma que publicó el matutino el domingo último en la que arriesgó que el gobierno nacional pensaba adelantar los comicios presidenciales para marzo de 2010 si cosechaba un resultado adverso en este turno electoral.

En un gesto que es absolutamente extraordinario, el santacruceño decidió leer un documento en el que consideró que el multimedio actúa con paranoia. "¿Qué es lo que enfrenta al gobierno de Cristina Fernández de Kirchner con el Grupo Clarín? Un temor pánico a la perdida de su hegemonía mediática en el mercado de las telecomunicaciones y el proyecto de la nueva Ley de Radiodifusión (...) Trabajan, hacen lobby, se juntan con diputados a los que están tratando de convencer. No aspiramos a perjudicar los intereses de nadie, sino para lograr un interés superior", leyó Kirchner.

Más adelante, recordó que ya el viernes pasado el Departamento de Estado norteamericano emitió un comunicado en el que desmintió una información publicada en el Panorama Económico del diario de Ernestina Herrera de Noble. Allí se aseguraba que la Argentina no estaba "en la agenda" de Washington "por la posición de su Gobierno". El Departamento de Estado norteamericano expresó entonces su "objeción en los términos más duros posibles a la nota" y afirmó que "Clarín faltó a la verdad".

"La paranoia es un mal consejero", opinó Kirchner. Pero advirtió que el 28 de junio "el pueblo argentino se va a expresar".

Kirchner habló en el Paseo la Plaza en el cierre de un acto que compartió con el candidato a diputado nacional por la ciudad de Buenos Aires, Carlos Heller, y con los intelectuales que se nuclean en torno al colectivo Carta Abierta. La sala Pablo Neruda –con capacidad para 560 personas– quedó chica para el kirchnerismo porteño y hubo más gente afuera que adentro. En el escenario, lo acompañaron el filósofo Ricardo Forster (autor de un discurso épico que levantó a la concurrencia), el senador Daniel Filmus, el sindicalista Julio Piumato y la cantante Susana Rinaldi, otra de las oradoras.

El santacruceño consideró que así como en la Argentina hay que democratizar la justicia social, impera también la necesidad de democratizar los medios de comunicación social. "No va a haber cambio si no se democratizan los medios. No llegamos para arrodillarnos". El consorte presidencial cuestionó a los asesores que recomiendan no decir todo lo que uno piensa en una campaña electoral. "No hay que callar por temor. La democracia no soporta más monopolios mediáticos ¿Para qué queremos ganar las elecciones claudicando en nuestros principios?", dijo el ex presidente.

Consultado por Crítica de la Argentina, el director de la Biblioteca Nacional, Horacio González, consideró que "la ideología específica de Clarín es el cinismo combatiente". "Clarín ejerce un tipo de periodismo que reclama una objetividad a la que no adscribe. El debate con Clarín tendrá una escena parlamentaria porque es el grupo que tiene más diputados. Su cinismo se propone la generación de un sentido común. Hoy Clarín funciona como un freno muy grande del proceso en curso. Tiene una compleja relación entre su modelo argumental y su estructura económica. Debería hacer una autorreflexión muy grande sobre su estilo último. Querría que se dé un debate maduro con Clarín y su modelo político-cultural. En su fundación, el diario expresaba sus posiciones con claridad. Después, construyó una seudoobjetividad. Pero es necesario recrear una objetividad pública que sea resultado de un debate entre distintas ideas".

Comentá la nota