"A Kirchner lo va a derrumbar su propio odio"

"A Kirchner lo va a derrumbar su propio odio"
Aseguró que el ex presidente "perdió toda legitimidad"; acusó a Duhalde y salvó a Cobos
Sentada de espaldas a su biblioteca, con un cafecito y un cenicero con cinco cigarrillos apagados a medio fumar, Elisa Carrió está convencida de que sacarse fotos la estresa, pero no es ingenua. "Yo me enfermé el cuerpo por el dolor del alma", confesará a LA NACION, durante la entrevista en su departamento de Barrio Norte.

Recuperada de una dolencia cervical (atribuida al agotamiento) que la tuvo semanas en cama, se la ve tan acelerada y apasionada como en la campaña para los comicios legislativos. Sin embargo, ahora su preocupación no pasa por lo electoral, sino por "el odio social que fomenta Néstor Kirchner y que alimenta la posibilidad de conspiraciones", para ella, comandadas por el ex presidente Eduardo Duhalde.

En esa línea, Carrió denunció que Kirchner tiene un plan B si las cosas salen mal: convertir a su esposa "en un nuevo Manuel Zelaya [el presidente derrocado en Honduras]".

Dijo que hoy el país le recuerda "la Argentina de 1975", gobernada por María Estela Martínez de Perón. Por eso, pidió paciencia y resistencia pacífica: "La sociedad está exasperada, pero hay que tomar distancia y esperar, porque a Kirchner su propio odio lo va a derrumbar, no necesita que lo empujen. Hay que juzgarlos y condenarlos, no podemos convertirlos en víctimas por estar apurados", arrancó la entrevista.

-¿Hay sectores que quieren sacar al Gobierno?

-Kirchner tiene un plan A que es quedarse con todo, que a estas alturas es imposible, porque perdió legitimidad. Pero tiene un plan B si las cosas se complican: que el ajuste lo paguen los otros, convertir a su esposa en un nuevo Zelaya y victimizarla internacionalmente. Por eso, fomenta el odio social y las conspiraciones, que le son funcionales. El alimenta a Duhalde y a Cobos .

-¿Acusa a Duhalde y a Cobos de conspiradores?

-Cobos no, en todo caso, pueden intentar usarlo para eso. Pero yo hablo de la Argentina corporativa y conspirativa que encabeza Duhalde, que busca un pacto de la Moncloa como pacto de impunidad, para sentar en esa mesa a Zanola y a Moyano.

-¿Incluye a sectores empresarios en esa conspiración?

-Algunos creen que Kirchner primero va por Magnetto [Héctor, CEO de Clarín] y después, por ellos. Pero hay que perderle miedo y se va a derrumbar, nuestro miedo y nuestro odio construyen su poder.

-Si denuncia una conspiración, ¿no debería darprecisiones?

-No hablo de nada armado, sino de escenarios para ser cuidadosos. Algunos creen que pueden utilizar el caos en beneficio propio como pasó en 2001, pero hay que aprender de la historia. Lo más parecido que recuerdo a este escenario es 1975. Habríamos ganado mucho si Isabelita terminaba su mandato y un gobierno democrático los condenaba.

-¿La opción al kirchnerismo es usted o el Acuerdo Cívico y Social [ ACyS] que integra con radicales y con socialistas?

-El ACyS ampliado a muchos otros que quieran estos mismos valores.

-¿Su límite es Cobos?

-No. Mi problema no es él, sino su cargo. Si él fuera presidente y su vice reuniera a la oposición en su despacho diría lo mismo. No se trata de personas, sino de un tema institucional grave. Por eso, yo soy la única que nunca le pidió audiencia.

-¿Cómo se construye una alianza si usted y Cobos ya avisaron que no se apoyarían entre sí como candidatos presidenciables?

-¿Por qué hay que elegir candidato ahora si recién salimos de una elección anticipada que debería ser a fin de mes? Yo recién fui electa diputada. No puede ser que todo sea un trampolín a otra cosa, especular todo el tiempo. No estamos en 2011. Acá se necesita mucha paciencia y estrategia, porque enfrente hay un estratega de la maldad, Kirchner.

Comentá la nota