Kirchner decide las medidas mientras las muertes suman 26.

Desde hace más de diez días no se reúne el Comité de Crisis que coordina la Jefatura de Gabinete. Anoche, la ministra de Salud, Graciela Ocaña, dijo que había elevado ya una propuesta con medidas para detener la propagación de la gripe A, pero que debe resolver el organismo colegiado. Mientras tanto, el contador fatal no se detiene.
La ministra de Salud, Graciela Ocaña, anunció que se registraron otras tres muertes como consecuencia de la gripe A (H1N1), con lo cual el número de víctimas fatales asciende a 26. La funcionaria retomó la rutina de las conferencias de prensa, y encabezó una reunión a última hora de anoche.

A la vez que el conteo habitual, la ministra respondió acerca de las medidas en estudio por el Gobierno para hacer frente al recrudecimiento de la pandemia.

Consultada por PERFIL acerca de la posibilidad de decretar la emergencia sanitaria y medidas de distanciamiento social, como las que aplicó México cuando se desató el brote del nuevo virus, la funcionaria esquivó una responsabilidad al respecto y la proyectó hacia el máximo nivel del Gobierno.

"El Ministerio (de Salud) ya elevó una serie de recomendaciones al Comité de Crisis, que es quien debe tomar la determinación final", respondió.

El problema es que este órgano, que encabeza el jefe de Gabinete, Sergio Massa, no se reúne formalmente desde hace dos semanas. Una lectura entre los especialistas sanitarios es que esta demora obedece a un intento por no entorpecer políticamente el proceso eleccionario. Pero en este período, el caracter de la enfermedad parece haber recrudecido, su mortandad se elevó, el pronóstico es reservado, más aún cuando se estima que el pico de los contagios podría darse sólo en diez días.

El propio ministro de Salud de la provincia de Buenos Aires, Claudio Zin, reconoció ayer: "Estamos viendo complicaciones que no esperábamos".

Ante esto, anoche Ocaña confirmó que suman 1.587 los casos entre integrantes de los grupos de riesgo, únicos sobre los cuales a partir de la última semana se llevan estadísticas oficiales. Los internados en distintos establecimientos en todo el país fueron 421 por enfermedades respiratorias y 137 por influenza A (H1N1).

Otro comité. La ministra también anunció la creación de un Comité Nacional de Seguimiento de Casos, que se ocupará de "sacar conclusiones técnicas de los casos más severos y los fallecimientos", tal el grado de preocupación de las autoridades. Ocaña invitó, asimismo, a participar en el Comité a todas las organizaciones científicas nacionales.

También dijo que se suministró equipamiento para realizar los estudios serológicos. La medida apunta a poder descentralizar la sobrepasada tarea del Instituto Malbrán, de referencia para el análisis de las muestras de todo el país.

Acerca de la decisión del laboratorio Roche de liberar al comercio minorista lotes de la droga oseltamivir, el antiviral conocido comercialmente como Tamiflu, Ocaña dijo que la empresa tiene "una cantidad que no es importante; se venderá al público con receta archivada, para que no se produzca un mal uso del medicamento".

La ministra dijo que el stock del medicamento que adquirió el Estado asciende a dos millones de tratamientos, "que están disponibles en los hospitales públicos".

Mientras tanto, la Argentina continúa siendo el país de Sudamérica con mayor cantidad de muertos a consecuencia de la gripe A en el ranking mundial, sólo detrás de los Estados Unidos y México.

Y a nivel geográfico en el país, en la Capital Federal murieron ya seis personas y 19 en la provincia de Buenos Aires.

Comentá la nota