Kirchner ayudó a polarizar la elección bonaerense

Por Gustavo Sylvestre

La polarización que se está dando en territorio bonaerense entre el ex presidente Néstor Kirchner y el candidato de Unión–Pro Francisco De Narváez ha alterado los nervios del kirchnerismo y obliga también a cambios en la campaña electoral del Acuerdo Cívico y Social. Justamente, un escenario de polarización no era el deseado por la Rosada, ya que favorece directamente De Narváez y perjudica a Margarita Stolbizer. Por eso, el Acuerdo Cívico y Social ha reprogramado la agenda de Elisa Carrió, que hasta el final de la campaña recorrerá, prácticamente a diario, el conurbano bonaerense y la Capital Federal.

En las últimas horas, Kirchner recibió en Olivos un minucioso informe sobre las tendencias del electorado bonaerense. El mismo no sólo muestra que la candidatura de Kirchner ha dejado de crecer, sino que ha perdido intención de voto. También que Stolbizer ha caído varios puntos y que, por el contrario, De Narváez sube en las preferencias.

La conclusión que le dejaron al ex presidente es que su confrontación directa con De Narváez ayudó a la polarización que se ha instalado en territorio bonaerense, y que la misma termina perjudicando al Acuerdo Cívico y Social, fuerza a la que, desde el sciolismo intentaban ayudar a crecer, en detrimento de la lista de Unión-Pro. Aunque parezca loco, la política tiene estas cosas.

Esto no significa, de ninguna manera, que exista un acuerdo. Menos con una candidata que siempre se ha parado en la vereda de enfrente del oficialismo. Era una estrategia de campaña de los jefes políticos del sciolismo, que quedó arrasada desde el momento en que Kirchner, una vez más cortándose solo, puso a De Narváez como su contrincante directo en territorio bonaerense.

Esto quedó demostrado en los últimos días, tras la citación judicial por parte del polémico y cuestionado juez Faggionatto Márquez a De Narváez. El ex presidente y el ministro de Justicia, Aníbal Fernández, amplificaron esa citación, la ventilaron por todas partes, y pusieron por poco a De Narváez en un papel de prófugo, cuando hay que recordar que fue el propio candidato quien se presentó espontáneamente ante la Justicia para aclarar su situación.

La situación del juez Faggionatto Márquez es un capítulo aparte. Con cerca de 36 pedidos de juicio político y una actuación que merece cuestionamientos en las distintas causas que le ha tocado investigar, es sostenido por el oficialismo en el Consejo de la Magistratura. Y es más que llamativo que, en medio de un proceso electoral, haya citado al principal candidato de la oposición, tratando de judicializar la campaña.

Pero volviendo a la estrategia del kirchnerismo, puertas adentro el gobernador Daniel Scioli se mostró disgustado con las apariciones públicas del ex presidente, cuestionando a De Narváez por su recusación al magistrado y por haber alentado la judicialización de la campaña. Seguramente, el secretario de la gobernación José Pepe Scioli algo escuchó para haber expresado públicamente su "disgusto" por la arremetida judicial hacia De Narváez. La aparición de Pepe fue retrucada por su hermano gobernador, quien en la intimidad le dijo: "En medio de una campaña electoral no se sale a hacer cuestionamientos públicos".

Cuentan los visitantes de Olivos que la figura de Francisco de Narváez irrita sobremanera al ex presidente y que en una evaluación política sobre la conveniencia o no de participar del debate televisivo al que fue invitado –pero que nunca respondió– por la producción del programa A Dos Voces, expresó: "No me pidan que vaya a debatir con De Narváez porque no se si me podría controlar".

Y también echa furia sobre Stolbizer y los radicales, por el poco o nulo predicamento que tienen en la provincia de Buenos Aires. Precisamente, la candidata del Acuerdo Cívico y Social ha mostrado, puertas adentro, su disconformidad con algunos aspectos de la campaña electoral. Las rispideces con Carrió, si bien no se han hecho públicas, se mantienen y Stolbizer preferiría un mayor acompañamiento de la chaqueña y de la estructura radical.

A 17 días del paso por las urnas, la elección en territorio bonaerense no está cerrada y puede deparar sorpresas. La mayor incógnita es saber qué hará el casi 20% de indecisos que aún se mantiene y que no votarían por el oficialismo. Allí está planteada la pelea entre el Acuerdo Cívico y Social y Unión–Pro.

Santa Fe

Otro que no recibió buenas noticias fue Carlos Reutemann. Según algunos guarismos que maneja el gobernador Hermes Binner, su candidato Rubén Giustiniani ha avanzado posiciones y podría complicarle la elección a Reutemann, quien está más que confiado en su triunfo, a punto tal que ya ha comenzado a a diagramar aspectos de su campaña presidencial para el 2011.

Según Binner, el socialismo en Rosario le está sacando al ex piloto más de 20 puntos de ventaja y la incógnita es lo que el gobernador denomina la zona "tuerca y rural" de Santa Fe, donde el Lole tiene amplia adhesión. Binner cree que puede haber una sorpresa santafesina, y por eso hizo el sacrificio de reunirse con Carrió en la gobernación, conocedor de la adhesión que esta tiene en su territorio.

Como siempre, los votos se cuentan el día de la elección.Todavía no está dicha la última palabra.

Comentá la nota