Los Kirchner aportan más obras a Villa María que a Río Cuarto

El presupuesto local es de $ 252 millones pero sólo hay asegurados $ 12 millones para infraestructura. En cambio, de los $ 236 millones de la pauta villamariense, el 50% son obras que financia la Nación
En el reparto de los fondos nacionales, Río Cuarto lleva las de perder en relación, por ejemplo, con Villa María.

En el Presupuesto 2010 de $ 252 millones, sólo se contemplan $ 12 millones correspondientes al fondo sojero ($ 4,8 millones) y al convenio firmado con la Nación para la pavimentación del barrio Roque Sáenz Peña ($ 7 millones).

En carpeta, hay otros $ 54 millones pero que no están incluidos en el presupuesto municipal, porque dependen de los convenios que se firmen con el Gobierno nacional.

En cambio, el Presupuesto de Villa María asciende a $ 236 millones, de los cuales $ 108 millones, es decir casi la mitad, son obras que tienen financiamiento nacional.

Con 156 mil habitantes, Río Cuarto es la segunda ciudad de la provincia, después de Córdoba capital, en tanto que Villa María, la tercera, con 80 mil habitantes.

Entonces, ¿por qué Villa María recibe más fondos que Río Cuarto? La respuesta es muy simple: está gobernada por el ultrakirchnerista Eduardo Accastello.

En efecto, en la distribución de los fondos, los Kirchner privilegian a los gobiernos que juran fidelidad al proyecto nacional.

Con los años, Accastello se convirtió en el principal referente del kirchnerismo en la provincia y ello le trajo beneficios concretos.

Por ejemplo, teniendo en cuenta su gestión y la de su esposa, la diputada Nora Bedano, Villa María ya recibió más de $ 200 millones en obras de parte del Gobierno nacional.

A Río Cuarto, el kirchnerismo le prometió $ 1.000 millones en obras que todavía se esperan.

De nada sirvió que el ex intendente Benigno Rins hiciera pública su adhesión al proyecto de la concertación kirchnerista.

En las reuniones con funcionarios nacionales, el intendente Juan Jure dejó en claro que no dejará el radicalismo para pasar a las filas del kirchnerismo. Y, en ese marco, gestiona financiamiento para obras.

A diferencia de Villa María, el desembolso de fondos para Río Cuarto es muy lento. Del primer convenio que el Municipio firmó con la Nación, por $ 9,3 millones, para pavimentar el barrio Roque Sáenz Peña, se desembolsó primero $ 2,5 millones y después apenas $ 714 mil.

Pero para recibir este último monto, correspondiente al primer certificado de avance de obra, hubo que redoblar los esfuerzos: el dinero había sido depositado en una cuenta equivocada.

El presupuesto villamariense, de $ 236 millones, implica un incremento de casi el 26% en comparación con el actual.

De ese total, $ 108 millones son obras financiadas por el Gobierno nacional. Entre ellas figuran la remodelación del anfiteatro, el aeropuerto, el puente con Villa Nueva y la planta depuradora de líquidos cloacales, además de obras de pavimentación.

Pero no sólo Villa María es beneficiada con fondos nacionales, sino también localidades vecinas a esa ciudad, como Morrison.

En ese pueblo, de 3.200 habitantes, la Nación puso en marcha obras públicas por más de $ 15 millones, tales como 50 cuadras de pavimento, redes cloacales, un centro comunitario y la ampliación del hospital.

La inversión es histórica para esa población conducida por el peronista Jorge Cura.

Sin embargo, no todos los intendentes reciben tamañas inversiones. Al igual que Jure, el intendente de Río Tercero, el radical Luis Brouwer de Koning, también reniega para que le envíen las partidas prometidas.

Recientemente se conoció que el Municipio sigue aguardando los aportes para la remodelación de la Estación Terminal de Ómnibus prometidos por la presidenta Cristina Fernández de Kirchner durante su visita a esa ciudad. La licitación de la obra fue por $ 2,4 millones.

Pero también hay peronistas que no reciben ningún peso del Gobierno nacional. Por ejemplo, Martín Llaryora, intendente de San Francisco.

En esa ciudad, consideran que la Nación ha puesto en penitencia al citado jefe comunal por haber apoyado al campo.

Sociedad política

De todas formas, la sociedad política entre Jure y Accastello se mantiene intacta. El intendente riocuartense se apoya en su par villamariense para abrir puertas en los principales despachos de la Casa Rosada, a los efectos de conseguir fondos para obras.

Junto con los intendentes Daniel Giacomino (Córdoba) y Carlos Felpeto (Villa Carlos Paz), impulsan la creación del Banco Regional con el propósito de financiar obras de infraestructura y respaldar los proyectos productivos.

Por el citado emprendimiento así como también por la conformación de la Mesa de los Cuatro, Jure y Accastello son blanco de fuertes críticas por parte del gobierno de Juan Schiaretti, que mira con recelo cada uno de los pasos que dan estos jefes comunales.

Por último, el intendente riocuartense logró destrabar la autorización para hacer una segunda emisión del fideicomiso por $ 20 millones.

El plan de obras de Jure, de acá al final de su mandato, en el 2012, es de $ 185 millones y está calzado con fondos nacionales.

Entre los trabajos contemplados en ese plan figuran el aliviador 25 de Mayo, el gasoducto del Parque Industrial, la ampliación del proyecto del microcentro, los baños públicos, unas tres mil luminarias, los desagües pluviales y la planta cloacal.

El éxito de este plan radica en que el gobierno kirchnerista desembolse los fondos correspondientes que hasta ahora vienen por goteo.

Comentá la nota