"Los Kirchner se ahogan en un vaso de agua"

"Los Kirchner se ahogan en un vaso de agua"
Rompió el silencio en su página de internet. Plantea un canje a los bancos de letras del Central por títulos del Tesoro y así pagar la deuda. Apuesta por Mario Blejer como ministro de Economía.
Domingo Cavallo, alguien que conoce como pocos a Martín Redrado y a los Kirchner, finalmente opinó sobre la crisis política desatada por las reservas del Banco Central. En su página de internet, con el título "Se ahogan en un vaso de agua", aconseja que el Gobierno les pida prestado a los bancos para luego ir devolviéndoles de a poco con las reservas.

"Cuando uno ve que los Kirchner y sus colaboradores se están ahogando en un vaso de agua, comienza a dudar de que sean capaces de enfrentar la tormenta que se avecina", así arranca el ex ministro de Economía en su página Cavallo.com.ar. Hasta ahora, el emblemático funcionario del menemismo y la Alianza se había mantenido al margen de la disputa. "Se han metido, innecesariamente, en un lío institucional mayúsculo que destruye todo vestigio de credibilidad", agrega.

En la misma nota, Cavallo brinda su sugerencia. Aconseja que el Gobierno les pida prestado a los bancos los mismos montos que los bancos le prestaron al Banco Central para que éste compre reservas. Los bancos podrán satisfacer esta demanda en la medida que el Banco Central les devuelva el dinero que ellos le prestaron a través de las letras que emite la autoridad monetaria, las LEBAC. "La forma práctica de llevar a cabo esta operación, sin ningún sobresalto monetario inicial es ofreciendo a los bancos tenedores de letras del Banco Central (LEBAC), un canje de esos títulos por letras del Tesoro, a los mismos plazos y con las tasas de interés que surjan de una subasta", adelanta Cavallo.

Para el ex ministro, una vez que el Gobierno sea tenedor de LEBAC, sólo tiene que pedirle al Banco Central que, a medida que las mismas vayan tornándose exigibles, deposite su importe en una cuenta del Gobierno en esa institución.

"Instrumentada esta solución sencilla, legítima y transparente, el Gobierno no necesitará insistir con el DNU que creó el Fondo del Bicentenario. En todo caso podrá decirles a los acreedores que la mejor garantía del pago de sus deudas son los depósitos que el Gobierno tiene constituidos en el Banco Central. Y si quiere crear con ellos un Fondo del Bicentenario, podrá hacerlo por decreto simple, reasignando partidas del presupuesto nacional", concluye Cavallo.

Para los bancos que se puedan sumar a esta operatoria, también hay palabras. "Los bancos tendrán que hacerse responsables de los riesgos que asumen cuando le prestan al Gobierno, igual que cuando le prestan a cualquier otro cliente. Mientras los bancos cobren sus intereses y créditos directamente del Banco Central, se sentirán demasiado seguros, cualquiera sea la magnitud del déficit fiscal. Pero eso significa desmerecer su rol de banqueros. Nadie mejor que ellos para evaluar los riesgos de prestar dinero al Gobierno".

Por último, Cavallo deja en claro su respaldo al acercamiento de Mario Blejer al poder. "Si Mario Blejer acepta ser ministro de Economía y Finanzas, podrán tener un manejo profesional de las finanzas gubernamentales", afirma.

Comentá la nota