Kirchner se acerca a los empresarios en busca de recuperar la inversión

No fue la primera vez que ocurrió. Durante el conflicto con el campo, Cristina Kirchner también se mostró amorosa con los empresarios, en ese caso rurales. Pero el tono con el cual se manejó la Presidenta la semana pasada ante sesenta empresarios de primera línea y todo el Gabinete nacional, para ponerse del lado de los hombres de negocios, sugiere una elevada dosis de realismo político mirando la perspectiva de las elecciones de 2011 a la vez que urgencias.

El cambio de actitud debería ser rastreado en la necesidad del Gobierno de recuperar una tasa de inversión adecuada para que el aparato industrial pueda alcanzar una actividad tal que sea percibida por amplias capas de la población, como antes de la crisis de "la 125".

De acuerdo con el relato al que accedió PERFIL, Néstor Kirchner recorrió el martes por la noche las mesas, exhortando: "No se pierdan este año, inviertan que nosotros vamos hacer grandes inversiones en infraestructura para soportar la inversión que ustedes hagan". La inversión vial y en energía sería prioridad.

El objetivo oficial sería el de superar el pronóstico módico de crecimiento al 3% del PBI; esa tasa no alcanzaría a ser percibida por el electorado. Sólo arriba del 4% se nota a nivel popular. Y un punto de ese tres por ciento ya vendrá del consumo generado por la Asignación Universal por Hijo. De la recuperación de la caída de este año, gran parte provendrá del crecimiento de Brasil y de las exportaciones de granos. Pero, de acuerdo con cálculos oficiales, eso no alcanza.

El foco del Gobierno, hasta ahora, se había puesto en la normalización financiera, de forma tal de mejorar las tasas de financiamiento soberano y privado. Se vienen perdiendo 60 días de tasas internacionales bajas y de alta liquidez. La pregunta es hasta cuándo durará la tendencia internacional. Algunos cálculos oficiales es que la racha de bajas tasas de interés de la FED seguirán hasta septiembre. Y que hay que apurarse. Habría inversiones financieras, pero las dudas son acerca del aumento de utilización de capacidad instalada.

La prioridad es ahora cómo estimular la inversión con un clima de negocios que iba de mal en peor. Y por eso, el encuentro del martes.

Allí, otra vez, Néstor dio marcha atrás con algunos de sus planteos y sostuvo que el mes que viene debería dar a luz la convocatoria al Consejo Económico Social (CES), al que había resistido para no generar un ámbito de deliberaciones fuera de su control efectivo. En tren de señales, Cristina Kirchner sentó a su lado a Luis Betnaza, de Techint, como para mostrar que aquí no pasaba nada a pesar de los encontronazos severos que enfrentó al Gobierno con el grupo de Paolo Rocca.

La convocatoria del CES, según ahora lo ve Néstor Kirchner, sería sobre la base de cinco puntos mínimos; debería nuclear al conjunto de la producción; realizaría un corte transversal sobre las organizaciones empresarias ya existentes y al margen de los medios. Y buscaría cimentar el mercado interno, base de toda recuperación. Incluso de votos.

Comentá la nota