Kilómetro 53 tuvo un día de cortes, contracortes y fuertes amenazas.

Kilómetro 53 tuvo un día de cortes, contracortes y fuertes amenazas.
Ayer, el conflicto del campo vivió quizá el día más agitado, con una seguidilla de cortes, contracortes, amenazas y algunos conatos de agresión en la ruta 14, donde por momentos se vivieron momentos realmente tensos.
Todo comenzó temprano, cuando a las 7,30 de la mañana un camionero presionó para poder atravesar el control de cargas que realizaban los ruralistas. Al encontrarse con la negativa de parte de los productores, el camionero se bajó, insultó y amenazó diciendo que tenía un arma de fuego. “Fue un momento sumamente tenso, pero que finalmente fue superado”, consignó a EL ARGENTINO Javier Melchiori, vicepresidente de la Sociedad Rural de Gualeguaychú.

Peo no todo terminó ahí, porque algunas horas más tarde, un grupo de 70 camiones cargados con arroz fueron parados en la zona del kilómetro 53, impidiendo que siguieran su marcha. La consigna de los productores fue clara, no se permite mientras dure el paro del campo, el transporte de granos para exportación. Por eso, los productores sugirieron a los camioneros que transportaban el arroz –alrededor de 70 camiones- que volvieran a sus destinos de origen.

Pero la respuesta de los camioneros que transportaban el arroz fue la menos esperada. Formaron un “contracorte”, cruzando dos camiones sobre la cinta asfáltica, confrontando prácticamente con algunas rastras y maquinarias agrícolas de los productores. De este modo, el tránsito por la ruta 14 quedó totalmente interrumpido hacia los dos sentidos, formándose largas colas de camiones y algunos vehículos que quedaron en medio de la protesta, lo que empezó a tensar nuevamente la situación.

Los camioneros que transportaban el arroz no entendieron razón alguna y por todos los medios buscaron poder pasar por el lugar, dado que la intención era llegar al Puerto de Ibicuy, donde los espera un barco que transportará el cereal a Venezuela.

Pasadas las 10,30 la cosa comenzó a complicarse aún más, con la llegada del Secretario General del Sindicato de la Fruta, Alcides Camejo, quien acompañado por cuatro efectivos de la policía provincial que oficiaban de custodios, exigió a los ruralistas que se dejara pasar a los camiones cargados de fruta.

“Vengo a defender el derecho de los trabajadores del sector de la fruta”, expresó Camejo a viva voz, siempre seguido de cerca por los “policías custodios”. Los productores le explicaron que nunca se le impidió el paso a los camiones cargados con fruta, sino que la medida de los camiones cargados con arroz fue lo que motivó las colas y las demoras.

Entonces comenzaron febriles negociaciones, por un lado los ruralistas y por el otro los camioneros, tratando de ponerse de acuerdo para que la situación se destrabe. De a poco los camioneros con arroz empezaron a dar vuelta sobre la misma ruta y emprendieron el regreso, lo que daba la sensación de que comenzaba a destrabarse el conflicto.

Pero cuando nadie lo esperaba, llegaron al lugar dos colectivos transportando cerca de 50 personas, que decían ser trabajadores de la fruta, quienes se acercaron al sector donde estaban los ruralistas y pidieron a viva voz que se dejara pasar a los camiones cargados con cítricos.

Aquí se produjo el momento de mayor tensión, porque otra vez salió a escena Alcides Camejo, quien tuvo un intercambio de palabras con dos productores que le explicaron que nunca se impidió el paso a los camiones del sector frutícola. La conversación fue subiendo de tono hasta que quedaron prácticamente cara a cara, momento en que Camejo intentó golpear a uno de los productores y uno de los policías que “custodiaba” al sindicalista arrojó un “gas pimienta” para despejar el lugar, generando algunas complicaciones a la gente que se encontraba cerca del lugar del incidente, afectando también a algunos trabajadores de prensa.

De a poco fue volviendo la calma. Los camiones empezaron a marchar y la ruta se fue despejando. Los productores hicieron saber su bronca. “Nosotros estamos controlando las cargas de los camiones. Acá vinieron sindicalistas y gente mandada vaya a saber por quien a apretarnos para que levantemos el paro. Está claro que desde algunos sectores quieren enfrentar a la gente común y mandan a estos patoteros a hacer lío”, dijo Luis, productor de Larroque.

Comentá la nota