Los kelpers tienen 18 billones de barriles de petróleo bajo sus pies

Los kelpers tienen 18 billones de barriles de petróleo bajo sus pies
Los 3 mil habitantes de Malvinas van camino a convertirse en los más ricos del mundo. Tres compañías con derechos a exploración esperan para comenzar las tareas. Alerta por los riesgos políticos y ecológicos.
Los habitantes de las Malvinas están en camino a ser uno de los pueblos más ricos del mundo. Es que según los últimos estudios llevados a cabo en las islas, los kelpers –o falklanders, como se los conoce en inglés- están pasando sus días con unos 18 billones de barriles de petróleo crudo bajo sus pies.

Según informa el periódico británico The Guardian, las compañías petroleras interesadas ya están haciendo cola para poner manos a la obra: a fin de año se harán las primeras perforaciones. Y como resultado, las vidas de los 3.000 isleños cambiaran radicalmente.

"Incluso si la cantidad de crudo que los campos producen llega solo al billón de barriles, el impacto que las ganancias tendrán en los habitantes de las Malvinas será gigantesco", aseguró Sam Moody, el director general de la Rockhopper Exploration, una de las tres compañías con derechos de exploración en las islas.

Sin embargo, el camino a la riqueza no le será fácil a los ciudadanos británicos apostados al sur de la Argentina. Y entre los obstáculos que tendrán que saltear, los más importantes son los riesgos ecológicos y políticos que el emprendimiento representa.

Las islas Gran Malvina y Soledad y el territorio marítimo que las rodean se encuentran entre los lugares más densamente poblados de vida silvestre marítima. La región reúne las cualidades perfectas para la reproducción de pingüinos y focas, y en ella se encuentra la población más grande de albatros de ceja negra del mundo. La amenaza de derrames de petróleo y demás desastres ambientales representa un escollo que debe de ser cruzado antes de que se empiece a trabajar.

Phyl Rendell, ministro de Minerales y Agricultura de las islas, sostuvo que las autoridades están asegurándose de que todas las compañías que operen en el área cumplan con los máximos estándares de seguridad.

El riesgo político, sin embargo, es un tanto más grande y más difícil de manejar para los habitantes del enclave británico. El hecho de que la Argentina siga haciendo reclamos de soberanía sobre las islas y sus recursos naturales causa demoras con las perforaciones y también malestar entre los kelpers, quienes durante la guerra de diez semanas en 1982 le sirvieron de guías y ayudas a los soldados británicos.

"No importa lo que hacemos en las Falklands, ya sea desarrollar nuestros recursos naturales o fortalecer nuestra democracia, ellos (los argentinos) se quejan", dijo Mike Summers, un miembro de la Asamblea Legislativa de las islas.

Sumado a esto, The Guardian asegura que el ánimo en Buenos Aires no es de abierta cooperación.

Según el matutino británico, el canciller Jorge Taiana retiró a la Argentina de un acuerdo con el Reino Unido, que tenía como objeto coordinar la explotación de petróleo en el Atlántico Sur.

Además, el gobierno argentino le ha prohibido a toda firma operante en la Argentina que participe en proyectos en el área.

Comentá la nota