Karzai irá a una segunda vuelta con Abdullah

Se realizará el 7 de noviembre próximo
KABUL.- Luego de que una comisión independiente respaldada por la ONU denunció un fraude masivo en los comicios que lo habían dado por ganador en primera vuelta, el presidente pro occidental de Afganistán, Hamid Karzai, aceptó ayer un ballottage entre él y su rival Abdullah Abdullah. La decisión fue elogiada por la Casa Blanca.

El mandatario afgano dio su aprobación al ballottage minutos después de que la Comisión Independiente Electoral (IEC, por sus siglas en inglés), respaldada por la ONU, convocara a la segunda vuelta para el 7 del mes próximo.

Lo hizo tras la anulación por parte del organismo de votos sospechosos en su favor, por lo que el porcentaje que obtuvo en la primera vuelta, realizada hace dos meses, cayó del 56,4% al 49,6%, o sea, cuatro décimas por debajo del 50% necesario para evitar el ballottage.

En cuanto a los resultados finales del opositor Abdullah, que había logrado un 27,8% de los votos en la primera vuelta, la IEC dijo que serán anunciados hoy en una conferencia de prensa.

"Este no es momento para discutir las investigaciones [que comprobaron el fraude]. Es momento de avanzar hacia la estabilidad y la unidad nacional", declaró el mandatario, aliado fundamental de Estados Unidos en la lucha contra el terrorismo durante el gobierno de George W. Bush.

Ante la mirada aprobatoria del senador demócrata John Kerry, el presidente afgano aludió a los 1,3 millones de votos "sospechosos" de la votación del 20 de agosto pasado, un millón de ellos en el sur del país, y reconoció que su gobierno carecería de "legitimidad".

"Llamo a la nación a convertir esto en una oportunidad [...] y a participar en la segunda vuelta electoral", añadió el mandatario, que enfatizó que "el pueblo necesita ir a votar libre de amenazas". Karzai aludió así a la ola de violencia contra los comicios de agosto, que provocó la rebelión talibana. Además de atentados y acciones de intimidación, los extremistas llegaron a cortarles los dedos a algunos votantes en las zonas tribales.

Abdullah también se mostró de acuerdo con la celebración "conforme a la ley" del ballottage en dos semanas. Por su parte, el presidente norteamericano, Barack Obama, se declaró satisfecho por la reacción de su par afgano. "La Constitución y las leyes afganas se ven fortalecidas por la decisión del presidente Karzai, que corresponde a los intereses del pueblo afgano", afirmó Obama, según un comunicado de la Casa Blanca.

También el secretario general de la ONU, Ban Ki-moon, felicitó a Karzai por su actitud, pero admitió que la segunda vuelta electoral "será un gran desafío" por los continuos sucesos de violencia en ese país.

En los últimos días, la Casa Blanca aumentó su presión sobre Karzai y anunció que no se tomaría ninguna decisión sobre el envío adicional de tropas (se habla de unos 40.000 efectivos estadounidenses más) hasta que no se estableciera "un gobierno creíble" en Afganistán.

El propio Obama había prometido durante la campaña priorizar el frente de Afganistán por sobre el de Irak (donde prepara una retirada de las tropas norteamericanas para los próximos meses) con el argumento de que en ese país se encuentran los responsables del atentado del 11 de Septiembre y allí se fortalece la red terrorista Al-Qaeda.

Incluso, funcionarios de la Casa Blanca, como el secretario de Defensa Robert Gates, impulsan el desembarco inminente de las tropas para contener el creciente avance de los rebeldes talibanes.

Comentá la nota