Karzai quiere seducir a los Estados Unidos

El presidente afgano, Hamid Karzai, presentó ayer un gobierno destinado a contentar tanto a la comunidad internacional comprometida en la guerra contra los talibanes como a los líderes afganos que lo apoyaron, ante un Parlamento que debe aprobar cada nombramiento.
Tras una apertura de sesión agitada, en la que los diputados cuestionaron la legalidad del proceso, el controvertido vicepresidente Mohamad Qasim Fahim, un ex jefe de guerra, anunció que los nombres de los 23 ministros designados serían sometidos a la aprobación de los parlamentarios.

Karzai fue reelegido para un nuevo mandato de cinco años a la cabeza de Afganistán tras un calamitoso proceso electoral, marcado por fraudes masivos en la primera vuelta del 20 de agosto y por la retirada de su principal adversario, Abdulá Abdulá. Las ministros de Interior, Mohamad Hanif Atmar, y de Defensa, Abdul Rahim Wardak, deberían conservar sus carteras, de la misma forma que los de Educación y de Salud, apreciados por Estados Unidos y Gran Bretaña.

Comentá la nota