Karzai dispara a la OTAN

El presidente afgano, Hamid Karzai, aliado de Estados Unidos y reelecto en agosto en comicios en los que según la ONU se cometió "fraude masivo", denunció que diez civiles, ocho de ellos niños, murieron el domingo durante una operación militar de las fuerzas extranjeras en la provincia oriental de Kunar. El mandatario no detalló si las tropas ocupantes bombardearon la zona o si se trató de un operativo por tierra.
Desde hace más de un año, Karzai adoptó la costumbre de denunciar los ataques de las fuerzas internacionales que dejan víctimas civiles. Según un informe de la ONU, 1.500 civiles afganos murieron en los primeros ocho meses de 2009, un 23% de ellos en bombardeos de las fuerzas de la OTAN.

El 4 de septiembre, un ataque aéreo ordenado por el mando alemán en la provincia norteña de Kunduz acabó con la vida de 142 personas, en su mayoría civiles. El escándalo provocó la renuncia del jefe del ejército alemán, Wolfgang Schneiderhan, y del ministro de Defensa, Franz Josef Jung, quienes habían negado la existencia de víctimas no combatientes durante el operativo.

La Fuerza Internacional de Asistencia a la Seguridad (ISAF) comandada por la OTAN repasó en un comunicado las ofensivas lanzadas durante las últimas 24 horas en varias provincias del sur y el este afgano, pero no mencionó ninguna operación en Kunar. La alianza atlántica espera la llegada del refuerzo de 30 mil soldados norteamericanos anunciado por Barack Obama y de otros 7 mil de países de la OTAN, que se sumarán a los más de 100 mil efectivos desplegados en el país para combatir a los talibanes.

Comentá la nota