Karina Rabolini pasó, donó, se sacó fotos y se fue rápido

Entregó elementos en el Hospital, computadoras para el Municipio y subsidios a entidades.
Karina Rabolini, la delgadísima y elegante primera dama provincial, pasó por Olavarría en una visita de dos horas en la que recorrió el Hospital municipal casi completo y pasó por la sede de Ilusiones, en Avellaneda y Berutti.

En el Hospital, Rabolini le entregó en mano al director Alfredo Waimann un monitor portátil de pulsos cardíacos ("es chiquito, pero sale caro", le aclaró) y luego, junto con el intendente José Eseverri repasó cada uno de los planos de la nueva entrada al Hospital que estará sobre avenida Sarmiento.

Después recorrió prácticamente todo el Hospital, saludó a pacientes y familiares en las salas de espera, conoció el área de cardiología y de hemodinamia, y pasó por pediatría. En todo momento evitó las declaraciones políticas, e hizo hincapié en que la Fundación Banco Provincia que preside "coordina el trabajo con los municipios, para saber cuáles son las entidades a las que tenemos que ayudar".

En la recorrida (que tuvo mucho de gran galería de fotos) también estuvieron María del Carmen Balestrini (esposa del vicegobernador Alberto Balestrini y vicepresidente de la Fundación) y Lorena Scioli, hija del gobernador Daniel Scioli.

En Ilusiones, donde a la comitiva de funcionarios y concejales (Héctor Vitale, Marisa Montani, María Irene Blanco) se les agregaron otros (Eduardo Rodríguez, Carolina Szelagoswski) la esposa del Gobernador entregó subsidios a la entidad anfitriona, al grupo Sikuris, y las cartas de intención para la informatización de las 22 unidades sanitarias, junto a 2 laboratorios de informática (para los centros barriales de Facundo Quiroga y Escuela 6) y colecciones de enciclopedias para 17 bibliotecas locales.

Comentá la nota