Karamarko se metió en la interna radical y calificó a Cimadevilla como el «mandamás» del partido

| El diputado del Pj minimizó la candidatura lanzada por Loenzo, señalando que estará supeditada a lo que diga el jefe de la UCR.
EL PRESIDENTE DEL BLOQUE DE DIPUTADOS DEL PJ SE METIO DE LLENO EN LA INTERNA RADICAL: Metiéndose de lleno en la interna del radicalismo, el presidente del bloque del PJ en la Legislatura, José Karamarko, respondió a las declaraciones de su par radical Carlos Lorenzo a EL CHUBUT, y aseguró en un comunicado que el diputado «se está midiendo el traje de candidato a gobernador, pero no le alcanza con la bendición de su referente, porque todo quedará sujeto a la voluntad del dueño del centenario partido en la jurisdicción del Chubut», en referencia a Mario Cimadevilla.

Sobre este último expresó que «todavía no se sentó en la banca de senador y ya ordena a sus partidarios que lo presenten como candidato a gobernador del Chubut, mostrando así su vocación de ocupar todos los espacios de poder».

Por esa razón, se mofa de las aspiraciones de Lorenzo, y le advierte que «valen los preparativos, la presentación en sociedad por parte del referente, el centímetro en la mano y la elección de la tela, pero sin la aprobación del mandamás todo quedará en una simple expresión de deseo».

En otro tramo de sus apreciaciones, Karamarko le responde a Lorenzo, quien dijo que el ajuste ordenado en el presupuesto 2010 lo pagarán los empleados públicos, y lo acusa de actuar de «manera maliciosa, por cuanto ya lo ha dicho el ministro de Economía, que la posibilidad de aumentos salariales se evaluará en el transcurso del primer cuatrimestre del año 2010».

El titular de la bancada oficialista recordó que «las leyes de presupuesto han sido debidamente ejecutadas y respaldadas electoralmente elección tras elección a partir del 10 de diciembre de 2003, siempre con el voto negativo de los legisladores de la UCR».

Y finalmente sostiene que «ejercicio tras ejercicio se ha dado aumento a los empleados públicos, que en épocas de gobiernos radicales no solamente tenían congelados los salarios, sino que les metían descaradamente la mano en los bolsillos, tanto al personal en actividad como a los jubilados».

Comentá la nota