'Juzgar y encarcelar a los peligrosos solamente lo pueden hacer los jueces'.

De este modo la Presidente le respondió a algunos integrantes de la Corte Suprema, encabezados por Carmen Argibay, que en las últimas horas habían lanzado críticas al Ejecutivo. 'Uno puede construir comisarías y comprar patrulleros, pero encarcelar a personas peligrosas es tarea de la Justicia', dijo
| La presidente Cristina Kirchner aseguró que "no cree" en la pena de muerte como herramienta para garantizar seguridad a la ciudadanía, e instó a abordar "con hidalguía" el debate sobre la seguridad en su totalidad.

"No creo en la pena de muerte", afirmó la Jefe de Estado, en referencia al debate que generaron en los medios las declaraciones de diferentes figuras y ciudadanos comunes sobre esta medida.

A su vez aseguró que "no hay dicotomía" entre "justicia garantista o mano dura", sino que "hay justicia o no hay justicia".

"Uno puede construir comisarías y comprar patrulleros, pero lo que hace a juzgar, condenar y encarcelar a personas peligrosas para la sociedad, solamente lo pueden hacer los jueces", remarcó la Primera Mandataria.

Crítica a los medios

La presidente Cristina Kirchner también destacó que "comparte" las críticas que lanzó la jueza de la Corte Suprema Carmen Argibay contra "los medios" por el tratamiento que tienen sobre los casos de inseguridad y los delitos, y reclamó que la prensa "tenga la hidalguía" de hacer un análisis general de los hechos.

La Jefe de Estado, al igual que la ministra del máximo tribunal, advirtió que, según la forma de presentar la información, en algunos casos se “contribuye a crear temor” en la sociedad.

Fernández duro

El ministro de Justicia, Seguridad y Derechos Humanos, Aníbal Fernández, rechazó las críticas de la ministra de la Corte Suprema de Justicia, María del Carmen Argibay, y acusó a los jueces por implementar "juicios chicle" contra los ex represores, es decir extender las causas hasta que se venzan los plazos procesales.

En diálogo con C5N el funcionario nacional denunció que "muchos jueces han tenido actitudes conservadoras" y dijo que permitieron que se hagan "juicios de chicle" en las causas contra ex represores de la última dictadura militar en la Argentina.

Fernández sostuvo que los magistrados han permitido que las causas "se llenen de chicanas, refutaciones y nulidades infundadas" a fin de extender los procesos hasta que se venzan los plazos para los enjuiciamientos.

"Permitieron que los procesos en los que ex represores son imputados sean de chicle, porque se estiran y se estiran para que se venzan los procesos", cuestionó el Ministro.

El titular de la cartera de Seguridad y Justicia también rechazó las críticas de Argibay sobre la falta de personal y fondos para el sistema de Justicia.

La juez de la Corte denunció que se necesitan "más cargos" y más "plata" en el sistema de Justicia. "Todos los años mandamos el presupuesto del Poder Judicial y todos los años el Ministerio de Economía primero y luego los legisladores lo recortan”, sostuvo la juez.

Tras esas declaraciones, el Aníbal Fernández remarcó que la Corte Suprema de Justicia cuenta con un presupuesto superior a los $600 millones, y destacó los 137 nombramientos que se hicieron en 2008, de jueces, fiscales y defensores.

"A mi no me han reclamado nunca. El Ministro de Economía es el que tiene el lápiz pero quien lleva la política de justicia soy yo, y no me lo han hecho saber en ningún momento", reveló.

Comentá la nota