Un Juzgado de Paz, con pocos recursos

Ser juez de paz en el interior demanda abordar temáticas muy variadas -generalmente de carácter conciliatorio- pero con recursos escasos. Al menos eso es lo que plantea, desde la Villa de Pomán, Dolly Domínguez de Zelarayán, jueza de paz en esa jurisdicción.
Su jurisdicción abarca Pomán, Mutquín, El Pajonal, Rosario de Colana y Retiro de Colana. Sin embargo, sólo cuenta con una asistente y debe atender cuestiones de familia (conciliación matrimonial, cuotas alimentarias, tenencia de menores), controversias comerciales, contratos de locación o compra-venta, certificación de firmas y documentos, y diligenciamiento de oficios hacia otras jurisdicciones.

Domínguez planteó la necesidad de obtener más recursos de parte del Poder Judicial de la Provincia para poder desempeñar su labor. "Estamos desactualizados en cuanto a los elementos de trabajo; fundamentalmente falta equipamiento de informática. A los Juzgados de Paz nos falta información sobre las acordadas y disposiciones. Hacemos lo que podemos, pero muchas veces da la impresión de que los Juzgados de Paz sólo existen para las tareas pero son olvidados en muchos aspectos por el sistema centralista", se quejó.

Comentá la nota