La juventud nipona no es divino tesoro

Los candidatos nipones tienen prohibido pedir el voto por internet a causa de una ley electoral de hace 59 años.
Japón es uno de los países más envejecidos del mundo. Los mayores de 60 años representan allí una proporción creciente de la sociedad, del mercado laboral y del sistema político, que poco refleja las aspiraciones de los más jóvenes. En la era de Twitter, Facebook y los blogs, los candidatos nipones tienen prohibido pedir el voto por internet a causa de una ley electoral de hace 59 años.

La norma llega al extremo de que las páginas web oficiales de los candidatos no pueden ser actualizadas durante los doce días de campaña. Según los expertos, los medios muestran un creciente desinterés por las elecciones porque ya no participa de ellas el carismático ex premier Junichiru Koizumi, artífice de la mayor victoria del partido de gobierno desde 1986. A los 27 años, su hijo Shinjiro es uno de los pocos jóvenes que aspira a lograr una banca. La misma que durante 37 años ocupó su padre.

La campaña electoral demostró que las reglas políticas del país están pasadas de moda. Más del 10% de los diputados japoneses supera los 70 años, aunque el opositor Partido Democrático fue uno de los primeros en incluir en sus listas caras jóvenes, proponer políticas para reducir los gastos educativos y ayudas para formar una familia.

Políticos que pasan de la cincuentena, normas electorales de la posguerra y un oficialismo que no perdió en las urnas más que un vez en 54 años son señales que desalientan a los jóvenes, cuyo nivel de participación electoral es apenas la mitad que la de sus abuelos y padres.

Comentá la nota