Justo a la vuelta de la esquina: la recesión

Los números de las variables económicas del país se encuentran en caída libre. Desde el segundo semestre, la actividad económica, las exportaciones, la construcción, el crédito y otras arrojaron resultados desalentadores. Conozca las perspectivas de las financieras internacionales para Argentina en 2009.
Mes tras mes, los más diversos indicadores de la economía local han venido perdiendo velocidad. Hoy esto es una realidad que nadie, en su sano juicio, puede negar. Pero el nuevo año está justo a la vuelta de la esquina y la pregunta es: ¿qué economía nos depara en 2009?

Hay para todos los gustos, desde los estudios más científicos a las predicciones más esotéricas. Así, los análisis, pronósticos y diagnósticos sobre el rumbo de la economía argentina abundan por doquier.

Sin embargo, nadie pone en tela de juicio que los desafíos en materia financiera y económica serán grandes durante 2009. Prueba de esto es el recorte en la estimación de crecimiento del PBI que realizó el propio Gobierno que supone que sólo avanzaremos un 4% anual del 9% con el que veníamos en los últimos años. Pero los más pesimistas sostienen que es probable que, al ritmo que vamos, Argentina pudiera terminar diciembre de 2009 en recesión técnica.

Números no mienten

De acuerdo con el dato de octubre del Estimador Mensual de Actividad Económica (EMAE), emitido por el Instituto Nacional de Estadísticas y Censos (Indec), el indicador sólo aumentó un 5,2% en relación al mismo mes de 2007. Esto representó la tasa más baja de expansión desde enero de 2003. De hecho, el año pasado, para esta misma fecha, el alza fue de 8,7%.

Otro dato que generó preocupación fue la caída del saldo del comercio exterior. Así, la balanza comercial registró en noviembre un superávit de U$S 952 millones, esto significa un 7% menos que el mismo mes de 2007. En tanto, en forma desagradada, las exportaciones y las importaciones cayeron el 11% y el 10%, respectivamente.

La caída de los patentamientos de autos también asusta, ya que es señal de que la industria más importante está contra las cuerdas. De esta manera, el patentamiento de vehículos cero kilómetro cayó un 30% interanual durante este mes, y así, la industria pasaría de 24.500 autos registrados hace un año a sólo 17.500 unidades.

El sector financiero tampoco está ajeno. Si bien el año cerrará, en líneas generales, con un mayor nivel de préstamos que los requeridos en 2007, la subida pisó el freno. Según la Asociación de Bancos Argentinos (ADEBA) este segundo semestre de 2009 cerraría con una desaceleración en los créditos cercana al 50% con respecto a lo que sucedió durante los primeros seis meses del año. Sin embargo, se observaron diferencias en los tipos de línea. “En términos interanuales, las financiaciones siguieron suavizando su ritmo de crecimiento, ya que en noviembre se ubicó en 26,4%, comparado con tasas de crecimiento en torno al 40% hasta junio de este año”, precisó el informe dado a conocer el pasado viernes.

Y como para rematar, el principal índice del mercado bursátil -el MERVAL- está camino de cerrar el año con una caída de poco más del 50%, mientras que los títulos públicos locales continúan en precios de default.

En la esquina

La predicción del gobierno nacional, que espera un crecimiento de 4% para el año próximo, dista mucho de los análisis de las principales financieras internacionales.

En un análisis publicado en el monitor económico de Nouriel Roubini, se ponderaron las opiniones de Merrill Lynch, Goldman Sachs, y Wells Fargo.

Según Merrill Lynch, el deterioro del contexto global debido a la crisis internacional y la creciente incertidumbre económica van a continuar pesando sobre Argentina. Desde la financiera, que ahora es de Bank of America, auguran un crecimiento en el PBI para 2009 de 2,6%, una cifra que en sí implica una recesión técnica. De todas maneras, aclararon que esta predicción podría considerarse como optimista, dependiendo del nivel de precios de las commodities para 2009.

Según Goldman Sachs, Argentina enfrenta una perspectiva financiera desafiante para los próximos años. Los riesgos financieros, según este banco de inversión que es ahora banco comercial, son tres: la caída en los precios de los commodities, una recesión profunda y larga, y el exceso de estímulos fiscales previo a las elecciones legislativas de 2009. Si bien dicen que los riesgos son altos, creen también que los spreads de los Credit Default Swaps (CDS) exageran las probabilidades reales de default.

Según Goldman, si prevalece la disciplina en las políticas fiscales, el Gobierno podría aún mantener un nivel adecuado de superávit fiscal.

Wells Fargo fue un tanto más positivo que los dos anteriores. Allí dijeron que si bien los riesgos para la economía Argentina han crecido últimamente, el país continúa en una posición relativamente buena porque aún cuenta con superávit. Sin embargo, el crecimiento económico se desacelerará, y continuará deteriorándose la actividad económica. Además, espera que el peso continúe devaluándose en el mercado internacional.

Desde Barclays Capital, la perspectiva de crecimiento de Argentina fue recortada a 2% desde un 5%.

***

Saque cada uno sus propias conclusiones. Pero lo seguro es que a la vuelta de la esquina no nos aguarda una vereda fácil de transitar.

Comentá la nota