"El Justicialismo no teme a ningún tipo de personalismo".

Calentando motores y con discursos cada vez más contundentes, los hombres del justicialismo van dejando marcada una posición frente a lo que va sucediendo de cara a las elecciones. Es el caso del intendente de la Capital, Marcelo Lima, uno de los nombres que siempre suenan como posible candidato y que, además de ser funcionario y ex vicegobernador, es vicepresidente del PJ local. Lima, con el discurso mesurado y prudente que lo caracteriza, sinceró la posición del justicialismo frente a las maniobras de Mauricio Ibarra, alejado del justicialismo orgánico pero sin oficialización de su partida.
¿Molestan las publicidades institucionales de Ibarra con perfume a campaña política?

No sé si genera malestar pero si produce confusión. Él sigue siendo afiliado al justicialismo, yo creo que esto se debe develar. En política, lo ideal es mostrar las cosas tal cual son y hablar con claridad. En ese sentido, el Gobernador lo ha hecho siempre y es más, hizo una gran convocatoria a todos los sectores del justicialismo para aunar esfuerzos para enfrentar estas elecciones. Además, todavía no sabemos si Ibarra será candidato, si es así, veremos qué se hace en el Frente que encabeza el justicialismo. No tenemos miedo a ningún tipo de personalismo, nosotros constituimos un Frente político con fuerza propia y fuerza electoral.

En los pasillos del PJ se respira el clima electoral, ¿hay quienes piden pista?

Yo siempre digo que el justicialismo es una usina de dirigentes y cada uno de ellos tiene aspiraciones y también méritos para ser candidato. Vamos a ver cómo siguen las cosas, mientras, nosotros ya estamos trabajando. Hace unos días estuvimos en la Junta departamental de Desamparados con la convicción de aceitar el mecanismo proselitista. El justicialismo tiene esa mística que hace que cuando se convoca a elecciones, naturalmente, cada afiliado palpita el ritmo proselitista.

¿Hay que posicionar al candidato o utilizar un dirigente que ya esté posicionado?

Tenemos muchos dirigentes y estamos dispuestos a trabajar. El justicialismo tiene la mística de que cada vez que llegan las elecciones se produce como una inyección de optimismo y se comienza a trabajar desde las Unidades Básicas, las Juntas departamentales, el Consejo y el Congreso provincial. Siempre tenemos esa situación y eso pasa hoy en el PJ. Es verdad que hay dirigentes que quieren ser candidatos y que están posicionados y eso es lo que hay que dirimir sobre quién está mejor posicionado y que tenga mejor consenso, no sólo adentro sino afuera, ésa será la persona que nos represente.

¿Usted es el candidato?

Yo estoy preocupado y ocupado por el municipio y tengo que pensar en eso, si lo pide el presidente del partido lo analizaremos. Yo estoy dentro del proyecto político provincial. Tampoco estoy en condiciones de dar nombres porque acá no se trata de pensar quién puede ser, hay que consensuar.

Tienen suerte por la división reinante en la oposición...

Cuando hablamos de suerte yo cito a Nicolás Maquiavelo. Él, a la suerte la llamaba fortuna y como la fortuna es mujer, hay que conquistarla y se hace con trabajo. Entonces yo no creo en la suerte advenediza que viene porque sí. El mismo Picasso decía que la suerte va de la mano de la inspiración pero nos tiene que encontrar trabajando, sino no se queda. Entonces, la suerte en el justicialismo nos va a encontrar trabajando.

Comentá la nota