El justicialismo se reunió en la noche de este viernes para analizar cambios

El presidente del PJ, Juan Marchena, condujo una hermética reunión a la que no tuvo acceso este medio. Se estudiaban cambios en la estructura partidaria, pero los dirigentes se negaron a informar cuáles serán.
Si bien el gobierno de Celso Jaque y buena parte del justicialismo se mantuvieron distantes con la prensa desde el inicio de su gestión, la derrota electoral parece haber acentuado esa característica.

Aunque no fue el Poder Ejecutivo el que esta noche se reunió para analizar "cómo sigue" tras la derrota electoral del domingo, sí lo hizo la mesa chica del Partido Justicialista.

Los asistentes a la reunión se cubrieron casi herméticamente para estar alejados de la prensa y hubo ex funcionarios del Gobierno que miraron casi con desprecio a periodistas y fotógrafos de este medio.

La reunión a puertas cerradas se llevó a cabo en la casa de la calle San Lorenzo de Ciudad que el Gobierno alquiló para la campaña electoral, que pocos buenos resultados le dio.

A ella asistieron, entre otros, el presidente del partido, Juan Marchena; y el ex jefe de Relaciones Institucionales del Ministerio de Gobierno, Edgardo Valenzuela, entre otros dirigentes que se mantuvieron ocultos.

Según informaron a este medio fuentes cercanas al PJ, la reunión fue para "analizar el resultado de las elecciones y cómo siguen las cosas a partir de ahora".

Además, algunos afiliados al justicialismo rumorearon que hay quienes plantean que Juan Marchena debe alejarse de la conducción del partido, como Néstor Kirchner lo hizo a nivel nacional, pero la duda es quién lo reemplazará porque el que hasta ahora era su sucesor (Rubén Miranda, intentende de Las Heras) también sufrió un revés en las elecciones legislativas y por eso "muchos no quieren que sea el nuevo presidente del PJ", aseguraron fuentes extraoficiales.

De todas formas, una empleada administrativa del justicialismo señaló que en esta reunión se decidiría la fecha para una reunión del consejo ampliado, es decir la mesa chica junto a funcionarios de Gobierno.

Lo cierto es que el PJ está preocupado por la derrota, quiere cambios. Pero los cocina en el mayor de los hermetismos.

Comentá la nota