La Justicia sigue creyendo que Mengo era el jefe de la banda.

A pesar de que lo excarceló, el juez federal Carlos Ochoa procesó a Mengo como supuesto organizador de la banda que usaba a indigentes para evadir. En la causa habrían surgido pruebas que lo incriminan.
Si bien Ati­lio Men­go que­da­rá en li­ber­tad en los pri­me­ros días de la pró­xi­ma se­ma­na, la Jus­ti­cia Fe­de­ral de Río Cuar­to si­gue cre­yen­do que el due­ño de las em­pre­sas FLG y Soy­beans co­man­da­ba la aso­cia­ción ilí­ci­ta que te­nía ra­mi­fi­ca­cio­nes en Río Cuar­to y que usa­ba a in­di­gen­tes co­mo es­cu­do le­gal pa­ra eva­dir im­pues­tos del cam­po.

Ayer, el Juz­ga­do emi­tió un co­mu­ni­ca­do de pren­sa pa­ra acla­rar cuál es la si­tua­ción real de Men­go. Los abo­ga­dos del em­pre­sa­rio, Héc­tor Vi­lle­gas Nin­ci y Ju­lio De­he­za, ha­bían des­ta­ca­do la ex­car­ce­la­ción de su clien­te pe­ro, a tra­vés de un par­te, el juez Car­los Ochoa in­for­mó que el em­pre­sa­rio es­tá pro­ce­sa­do por aso­cia­ción ilí­ci­ta fis­cal y, ade­más, co­mo el su­pues­to or­ga­ni­za­dor de la ban­da que ha­bría te­ni­do asien­to en Cór­do­ba y se ha­bría ra­mi­fi­ca­do en el sur pro­vin­cial.

En la re­so­lu­ción que emi­tió el Juz­ga­do no só­lo pun­tua­li­za que exis­te la sos­pe­cha de que Men­go era el je­fe si­no que, ade­más, le im­po­ne una cau­ción de $600 mil pa­ra re­cu­pe­rar la li­ber­tad du­ran­te la mar­cha del pro­ce­so.

En una en­tre­vis­ta con es­te dia­rio, Men­go ha­bía ase­gu­ra­do que nun­ca tu­vo nin­gún con­tac­to con la abo­ga­da Ma­ría Pía Car­do­so, im­pu­ta­da en la cau­sa, ni con nin­gu­no de los de­más pro­ce­sa­dos.

Di­jo, ade­más, que la AFIP no le de­tec­tó ja­más ni un so­lo pe­so de deu­da. Pa­ra de­fen­der­se, el em­pre­sa­rio, que con sus em­pre­sas ha­cía de in­ter­me­dia­rio en la com­pra y ven­ta de ce­real, ma­ni­fes­tó que es un chi­vo ex­pia­to­rio que la Jus­ti­cia es­tá usan­do pa­ra ocul­tar a los ver­da­de­ros eva­so­res.

Fuen­tes vin­cu­la­das a la cau­sa ma­ni­fes­ta­ron que hay prue­bas im­por­tan­tes que in­vo­lu­cran a Men­go co­mo su­pues­to or­ga­ni­za­dor de la aso­cia­ción ilí­ci­ta. “Es­tá bien, es cier­to, las em­pre­sas de Men­go no tie­nen nin­gu­na de­ter­mi­na­ción de deu­da. Pe­ro, se­gún la in­ves­ti­ga­ción, él no eva­día si­no que, con las car­pe­tas de mo­no­tri­bu­tis­tas que con­fec­cio­na­ba, les per­mi­tía eva­dir a otros. Ese era el ne­go­cio”, ma­ni­fes­tó una fuen­te que co­no­ce la in­ves­ti­ga­ción.

Agre­gó que en la cau­sa hay prue­bas que in­cri­mi­na­rán al em­pre­sa­rio con las ma­nio­bras. “Ca­da uno de los in­vo­lu­cra­dos es un en­gra­na­je que for­ma par­te del me­ca­nis­mo que per­mi­tía eva­dir. Car­do­so ha­bría cum­pli­do una fun­ción y Men­go otra”, in­di­có la fuen­te.

Se­gún la in­ves­ti­ga­ción, la aso­cia­ción ilí­ci­ta fis­cal ve­nía fun­cio­nan­do des­de 2003 y re­clu­ta­ba a in­di­gen­tes, a los que los ha­cía ins­cri­bir co­mo mo­no­tri­bu­tis­tas y des­pués usa­ba sus nom­bres pa­ra fra­guar ven­tas de ce­rea­les.

Hasta ahora, la Justicia sólo ha logrado determinar la primera cadena de responsabilidades, que llegarían hasta Mengo.

Pero, según indicaron fuentes seguras, el delito terminaría allí, en la asociación conformada por empresarios, financieros, reclutadores de indigentes y abogados.

Por lo que surge hasta ahora, la investigación no avanzaría hacia los exportadores o las grandes empresas vinculadas con el acopio de cereales.

Las claves

Ati­lio Men­go fue pro­ce­sa­do en el mar­co de la Ley Pe­nal Tri­bu­ta­ria, que en su ar­tí­cu­lo 15, in­ci­so c, se­ña­la:

“El que a sa­bien­das, for­mar­e par­te de una or­ga­ni­za­ción o aso­cia­ción com­pues­ta por tres o más per­so­nas que ha­bi­tual­men­te es­té des­ti­na­da a co­me­ter cual­quie­ra de los de­li­tos ti­pi­fi­ca­dos en la pre­sen­te ley, se­rá re­pri­mi­do con pri­sión de tres años y seis me­ses a diez años. Si re­sul­ta­re ser je­fe u or­ga­ni­za­dor, la pe­na mí­ni­ma se ele­va­rá a cin­co años de pri­sión”.

El pro­ce­sa­mien­to a Men­go ci­ta el se­gun­do pá­rra­fo del ar­tí­cu­lo 15, pre­ci­sa­men­te el que con­tem­pla la si­tua­ción de los je­fes.

Comentá la nota