La Justicia le rechazó al ingeniero Federico Méndez un pedido de prisión domiciliaria

El detenido Jorge Federico Benjamín Méndez, solicitó a la justicia se le otorgue el beneficio de la prisión domiciliaria, lo que fue rechazado por no corresponder.
En sus primeras 24 horas como preso en Salta Méndez permaneció tranquilo sin haber recibido la visita de nadie, ni siquiera la de los abogados, que estuvieron actuando en Buenos Aires, doctores Marcelo Cattaneo y Sergio Echazú, ni haber solicitado la presencia de un médico como hizo en la Capital Federal donde pidió ser revisado por un médico forense quien lo declaró "clínicamente sano"

Muy cuidadoso y puntilloso, exagerado en la limpieza, pidió algunas excentricidades a la hora de alimentarse, las que tampoco fueron complacidas por lo tanto exigió que se le otorgue el beneficio de la prisión domiciliaria, lo que le fue denegado.

Tanto Cattaneo como Echazú fueron los encargados de moverse judicialmente en Buenos Aires para lograr la excarcelación, donde se puso en marcha una operación mediática que fracasó, si se tiene en cuenta que quiso pasar por perseguido político, ya que al momento de su detención dijo "soy periodista del Diario de Salta" (ya desaparecido).

El Diario de Salta fue un medio gráfico que comenzó sus actividades en el año 2000 bajo la dirección de Méndez y que por sus mala administración y algunas acciones incompresibles, terminó sus horas solo sostenido con la fuerza de sus trabajadores que en circunstancias a veces de extremas limitaciones cumplieron con sus tareas hasta el último día.

Ahora, sus declaraciones no alcanzaron el objetivo para ser excarcelado a pesar de los exhortos presentados por sus abogados ante el juez de rogativas, que actuó en el caso en la Capital Federal y que al solicitar a Salta se ratifiquen los pedidos finalmente permitió su traslado, el que se cumplió con su partida a las 16 horas del día jueves.

Esta vez el pedido de su captura estuvo a cargo del juez Martín Pérez quien debió reiterar su pedido al magistrado porteño. La primera detención se cumplió por orden del entonces juez Abel Fleming y fue menos traumática, ya que se movilizaron solo las fuerzas en la provincia, no como en esta oportunidad en la que debieron actuar efectivos de la Policía Federal, de la Comisaría 19, donde permaneció detenido por casi 48 horas.

Hoy espera en la Alcaidía que llegue el momento de declarar ante el juez Pérez lo que ocurrirá mañana lunes a las 9.

Comentá la nota