La Justicia no rechazará las testimoniales

Los jueces hablan de falta de pruebas. Si un candidato no admite en el expediente que no está dispuesto a asumir el cargo, el juez no tiene forma de probar que la candidatura es testimonial. Hoy vence el plazo para que el PJ conteste la impugnación.

Este razonamiento prevalece entre la mayoría de jueces y funcionarios de la justicia de primera instancia, de la Cámara Nacional Electoral y de la Corte Suprema. Hoy, a las 9.30, vence el plazo para que Jorge Landau, apoderado de la lista del oficialismo, conteste ante el juzgado de Manuel Blanco la demanda presentada el lunes y el fallo dependerá, en buena medida, de lo que allí se diga.

El tribunal de apelaciones, que es la Cámara Nacional Electoral, no tiene un criterio unificado, aunque parece predominar la idea de que es muy difícil probar que son candidatos testimoniales.

No todos los jueces ven con buenos ojos la maniobra del Gobierno de presentar candidatos que, según los trascendidos del propio oficialismo, no asumirán sus bancas. Algunos magistrados que tienen una pulcra visión constitucional creen que esas candidaturas desvirtúan el sistema representativo de gobierno. Incluso quienes están dispuestos a avalar las candidaturas testimoniales expresan su desagrado por la estrategia política.

Las candidaturas testimoniales parten de postular una falsedad: un funcionario se presenta como candidato y reclama al pueblo ser votado para un cargo que no ocupará. Son, a entender de jueces y constitucionalistas, una flagrante burla al sistema representativo de gobierno, previsto en los artículos 1 y 22 de la Constitución nacional, según los cuales el pueblo gobierna a través de sus representantes. Si el pueblo vota a un candidato, le da un mandato para que lo represente. Luego, si el candidato no asume el cargo, incurre en una violación de la confianza pública.

En defensa de las candidaturas testimoniales, el Gobierno dice que no están expresamente prohibidas por la Constitución nacional y, por eso, están permitidas.

Este es el razonamiento que prevalece entre la mayoría de jueces y funcionarios de la justicia de primera instancia, de la Cámara Nacional Electoral y de la Corte Suprema según informa el diario La Nación.

A menos que Daniel Scioli, en la presentación que efectúe hoy ante el juez Blanco, o algún intendente, en las respuestas que brinden a la junta electoral, reconozcan que sólo son candidatos testimoniales, no hay forma de impedir que se presenten. Si el candidato responde que "sí asumirá la banca" o mantiene la ambigüedad, la candidatura será habilitada y esa ambigüedad jugará en su favor.

Comentá la nota