La Justicia no rechazará las candidaturas testimoniales

Los jueces hablan de falta de pruebas; hoy vence el plazo para que el PJ conteste la impugnación
"Si un candidato no admite en el expediente que no está dispuesto a asumir el cargo, el juez no tiene forma de probar que la candidatura es testimonial y debería rechazar la impugnación que presentó el Acuerdo Cívico y Social a las postulaciones de Daniel Scioli y de más de 40 intendentes."

Ese es el razonamiento común que, por estas horas, prevalece entre la mayoría de jueces y funcionarios de la justicia de primera instancia, de la Cámara Nacional Electoral y de la Corte Suprema que podrían intervenir en ese conflicto.

Hoy, a las 9.30, vence el plazo para que Jorge Landau, apoderado de la lista del oficialismo, conteste ante el juzgado de Manuel Blanco la demanda presentada el lunes. El fallo dependerá, en buena medida, de lo que allí se diga. El ex presidente Néstor Kirchner dio una señal el martes pasado al prometer públicamente que asumirá la banca, y es difícil que Scioli admita ante la Justica que su candidatura es sólo simbólica.

El tribunal de apelaciones, que es la Cámara Nacional Electoral, no tiene un criterio unificado, aunque parece predominar la idea de que es muy difícil probar que son candidatos testimoniales.

En la Corte, el ministro Carlos Fayt dijo ayer que es absolutamente imposible que el tema llegue a estudio del cuerpo antes del 28 de junio (fecha de los comicios), porque los plazos procesales son más dilatados. Esa explicación también trasluce el deseo de buena parte de los integrantes del tribunal de no quedar atrapados por una controversia eminentemente política, que difícilmente pueda tener una respuesta judicial satisfactoria.

No todos los jueces ven con buenos ojos la maniobra del Gobierno de presentar candidatos que, según los trascendidos del propio oficialismo, no asumirán sus bancas.

Algunos magistrados que tienen una pulcra visión constitucional creen que esas candidaturas desvirtúan el sistema representativo de gobierno. Incluso quienes están dispuestos a avalar las candidaturas testimoniales expresan su desagrado por la estrategia política.

Las candidaturas testimoniales parten de postular una falsedad: un funcionario se presenta como candidato y reclama al pueblo ser votado para un cargo que no ocupará.

Son, a entender de jueces y constitucionalistas, una flagrante burla al sistema representativo de gobierno, previsto en los artículos 1 y 22 de la Constitución nacional, según los cuales el pueblo gobierna a través de sus representantes. Si el pueblo vota a un candidato, le da un mandato para que lo represente. Luego, si el candidato no asume el cargo, incurre en una violación de la confianza pública.

En defensa de las candidaturas testimoniales, el Gobierno dice que no están expresamente prohibidas por la Constitución nacional y, por eso, están permitidas.

Pero la verdad es que a los constituyentes no se les ocurrió prohibir lo absurdo, responden algunos jueces en voz baja. Además, hay muchas cosas que la Constitución no prohíbe y sin embargo la violan: por ejemplo, la Constitución no impide expresamente a una persona ser, al mismo tiempo, diputado y senador, o que el presidente tome los exámenes públicos para convertir a un abogado en juez.

Cuestión hipotética

Pero, por ahora, prevalece ampliamente un argumento distinto, de carácter previo y, si se quiere, procesal. Según esta línea de razonamiento, a menos que Daniel Scioli, en la presentación que efectúe hoy ante el juez Blanco, o algún intendente, en las respuestas que brinden a la junta electoral, reconozcan que sólo son candidatos testimoniales, no hay forma de impedir que se presenten.

"La impugnación presentada por el Acuerdo Cívico y Social plantea un caso meramente conjetural, hipotético. Si quien impugna la candidatura no puede probar que Scioli haya dicho que no asumirá su banca, no hay caso justiciable", coincidieron en explicar varios jueces.

Esta línea argumentativa no está volcada aún en ningún fallo judicial, pero será el leit motiv de cualquier sentencia, salvo algunas disidencias que puedan dictarse. Si el candidato responde que "sí asumirá la banca" o mantiene la ambigüedad, la candidatura será habilitada y esa ambigüedad jugará en su favor.

En el Poder Ejecutivo tienen plena confianza -e información- de que el tema no llegará a la Corte.

Fayt interpretó que esto se debe a la duración de los plazos procesales. Por otro lado, los jueces del alto tribunal no harán nada para acortar esos términos y acelerar ese tránsito del expediente hacia la instancia suprema.

Pero en el supuesto de que la causa llegue a la Corte pocos días antes del 28 de junio, no cabría esperar sorpresa o sobresalto alguno.

Rechazo por una cuestión de forma

* LA PLATA.- La junta electoral de Buenos Aires desestimó ayer la impugnación a las candidaturas testimoniales de los intendentes presentada por el Acuerdo Cívico y Social. "Se rechazó la impugnación por una cuestión de forma, no de fondo", dijo a LA NACION el presidente de la junta, Luis Genoud. Resta analizar la validez legal de esas postulaciones.

Comentá la nota