La Justicia le dio la probation a la jueza de las amenazas

Evita el juicio penal a cambio de trabajos comunitarios. El fiscal apelará la sentencia del juez Norberto Circo, que le impuso a Elsa Rosa Parrilli tareas para Cáritas durante un año y medio y la entrega de su registro. Hoy deciden si la jueza va a juicio político.
La jueza penal y contravencional porteña Rosa Elsa Parrilli, que maltrató a dos guardias de tránsito de la Ciudad luego de que una grúa le secuestrara el auto, no iría a juicio político sino que tendría que hacer una probation.

Así lo determinó el juez del caso, con un fallo que de todas formas será apelado. Parrilli, acusada de amenazar y discriminar a las empleadas Rocío Gómez y María Itatí Albe (ver Antecedentes) corría el riesgo de ir a un juicio oral penal.

El delito de amenazas está contemplado en el artículo N° 149 bis del Código Penal, y establece penas de seis meses a dos años. En tanto, el de discriminación figura en el artículo 3° de la ley 23.592, con un castigo de un mes a tres años. Pero ambas penas son excarcelables, porque no superan los tres años de cárcel. Por eso, Parrilli había solicitado una probation, además de que les ofreció $ 5.000 a cada empleada.

Según el dictamen del juez Norberto Circo, la jueza Parrilli deberá cumplir durante un año y medio con cuatro horas semanales de trabajos de utilidad pública para Cáritas Argentina. Además, durante el mismo plazo le será retenido su registro para conducir. En tanto, Circo consideró que la oferta de 5.000 pesos para cada víctima era "razonable", pero no lo impuso como pena sino que dejó abierta la posibilidad de que las empleadas reclamen una indemnización en un juicio civil.

¿Qué es una probation? Es una suspensión del juicio a prueba, establecida por el artículo N° 76 bis del Código Penal. El acusado, en lugar de enfrentar una condena, realiza trabajos comunitarios. A cambio, evita que le queden antecedentes en su prontuario. Si el acusado no respeta los términos de la probation, va a juicio.

Si bien es una variante que se puede utilizar para los delitos cuya pena no exceda los tres años de prisión, el fiscal Carestia la había rechazado. Es que aseguró que el propio artículo N° 76 bis establece que la probation no corre para los delitos que cometa un funcionario público en ejercicio de sus funciones. De hecho, citó que, al momento de maltratar a las empleadas, Parrilli dijo que estaba "en un procedimiento".

Pero Circo determinó que Parrilli, en el momento en que maltrató a las empleadas, no estaba ejerciendo su función. No tomó como válido que dijera que estaba en un procedimiento, porque en todo caso la jueza se refería al momento de estacionar el auto (en un lugar prohibido, lo que le valió la multa y el secuestro de su auto) pero no a cuando se presentó ante el Cuerpo de Tránsito.

De todas formas, fuentes judiciales confirmaron que el fiscal Carestia apelará, por lo cual aún cabe la posibilidad de que la Cámara de Apelaciones ordene continuar con el juicio.

¿Qué dicen las empleadas? Rocío Gómez le aseguró a Clarín que le quedó "cierta sensación de disconformidad. Pero lo importante es que siguen abiertas otras vías para continuar con el reclamo".

En tanto, y en una causa paralela, hoy se conocerá si el Consejo de la Magistratura de la Ciudad decide abrirle un juicio político a Parrilli, proceso que podría derivar en su destitución.

Comentá la nota