La Justicia podría inhabilitar a la Presidenta para competir en 2011

La investiga por violar la veda electoral en las últimas elecciones para legisladores.
A la misma hora del lunes 28 en que se cerró la investigación por el presunto enriquecimiento ilícito del matrimonio presidencial, otra pesquisa sobre Cristina Fernández de Kirchner cobró una fuerza inesperada. El fiscal federal y electoral Jorge Di Lello le notificó al secretario general de la Presidencia, Oscar Parrilli, que su jefa podría quedar inhabilitada para competir en 2011, según confirmó LA NACION en fuentes de los poderes Ejecutivo y Judicial.

La investigación se centra en la supuesta violación del artículo 64 quáter del Código Electoral, que prohíbe a todo funcionario público inaugurar obras públicas, lanzar o promover planes, "proyectos o programas de alcance colectivo y, en general, la realización de todo acto de gobierno que pueda promover la captación del sufragio".

Hasta la aprobación de la reforma política, la veda regía durante los "siete días anteriores a la fecha fijada para la celebración de los comicios", según imponía el propio Código. Es decir, desde el 21 de junio último para la elección del domingo 28. Pero poco pareció importar para promover candidatos o para criticar rivales.

Tras seis meses en los que el fiscal se limitó a pedir que los medios de comunicación confirmaran la veracidad de los artículos que publicaron durante esa semana con detalles de actos celebrados durante la veda, Di Lello aceleró la causa durante las últimas semanas previas a la actual feria judicial. En especial, quiere saber qué ocurrió en varios actos:

* Inauguración de una unidad generadora de electricidad de Petrobras en Marcos Paz. Junto con el gobernador y candidato "testimonial" Daniel Scioli, la Presidenta pidió profundizar la articulación entre el mercado y el Estado.

* Apertura de una fábrica de galletitas de la firma NutriSantiago, en Santiago del Estero, junto con el gobernador Gerardo Zamora y la ministra de la Producción, Débora Giorgi, con críticas al candidato Francisco De Narváez, cuyas opiniones, dijo, "cambian en una semana" a raíz de su inesperado apoyo a una eventual estatización de empresas de servicios públicos, como "el agua, la distribución de energía y la del transporte".

* Inauguración del hotel Juan Domingo Perón del sindicato La Fraternidad, en la ciudad de Buenos Aires. Junto con el jefe de la CGT, Hugo Moyano, allí también fue directa en su proselitismo electoral. "La defensa de este modelo nacional es un voto en defensa propia", planteó.

* Ampliación de la refinería de YPF en Ensenada, también junto con el gobernador Scioli y el vicepresidente de la petrolera, Enrique Eskenazi, a su vez controlante del Banco de Santa Cruz, que otorgó inusuales tasas de interés a los plazos fijos de la pareja presidencial y fue el responsable de los polémicos "fondos de Santa Cruz". Allí, según la agencia oficial Télam, dijo que desde 2003 "se recuperaron cuatro millones de puestos de trabajo" y se incorporaron "millones de trabajadores" en el sistema jubilatorio.

* Apertura de la fábrica de alfombras Kalpakián, en La Rioja, junto con el mandatario provincial Luis Beder Herrera. Allí evidenció ser consciente de los riesgos que corría: "El gobernador me pide que haga anuncios, pero si anuncio algo, me van a denunciar por violar la veda electoral". Pero minutos después, anunció el reparto de becas y útiles escolares y un plan de viviendas.

Fuera de la investigación, según reconstruyó LA NACION, quedaron otros actos, como el que protagonizó la mandataria en el Aeroparque por la presentación de un avión de Aerolíneas Argentinas -con críticas a la oposición incluidas-, o la entrega de un predio en Ezeiza al Racing Club.

Comparada con la investigación sobre el presunto enriquecimiento ilícito de los Kirchner que sobreseyó el juez federal Norberto Oyarbide, este expediente parece menos relevante. Pero si la jueza María Servini de Cubría concluye que infringió el Código, podría impedirle competir por su reelección en 2011. Y la propia clase política convalidó en los hechos la vigencia y relevancia de esa veda, al extenderla de 7 a 15 días en la reforma electoral que se aprobó a principios de diciembre pasado.

Claro que no sólo Cristina Kirchner infringió, al parecer, la norma. Entre otros, el jefe de gobierno porteño, Mauricio Macri, inauguró un paso a nivel en la Costanera, y los candidatos "testimoniales" Daniel Scioli y Sergio Massa (por entonces jefe de Gabinete) protagonizaron el lanzamiento de la ciudad de La Plata como sede de la Copa América 2011. Pero ninguno de los tres figura como imputado en esta causa, que comenzó con una denuncia del abogado Ricardo Monner Sans.

Ahora, y tras casi siete meses en los que avanzó a paso lento, la incógnita es qué ocurrirá con la pesquisa en 2010. Por lo pronto, si la investigación llegara demasiado lejos, comenzarían a aflorar las acusaciones por "proscribir" a la Presidenta de su eventual reelección y, llegado el caso, los pedidos de juicio político contra la jueza y el fiscal.

Claves

* Violación del Código. La Justicia investiga la supuesta violación del artículo 64 quáter del Código Electoral, que prohíbe a los funcionarios inaugurar obras o hacer actos que promuevan la captación del sufragio.

* Veda electoral. Hasta la reforma política, el Código fijaba como tiempo de veda "los siete días anteriores a la fecha de celebración de los comicios". La última veda rigió entre el 21 y el 28 de junio.

* Actos de campaña . Durante esa semana, la Presidenta participó de una decena de actos. Estuvo en Marcos Paz, en Santiago del Estero, en Ensenada y en La Rioja, entre otros lugares.

* Palabra oficial. En La Rioja, la Presidenta dijo: "Si anuncio algo, me van a denunciar por violar la veda". Unos minutos después, anunció un plan de viviendas y repartió becas y útiles.

Comentá la nota