La Justicia pidió que colocaran radares por los aviones con drogas

La Cámara Federal salteña reclamó la intervención de la Corte Suprema de la Nación
SALTA.- En una acordada sin precedente en la historia judicial de la provincia, la Cámara Federal de Salta solicitó a la Corte Suprema de Justicia y al Consejo de la Magistratura de la Nación que gestionen ante "los poderes públicos con injerencia en el tema" que se instalen radares en la frontera norte "que permitan identificar los vuelos de aeronaves que presumiblemente transportan la droga desde la República de Bolivia".

Los 800 kilos de clorhidrato de cocaína lanzados desde el aire hace pocos meses en el Departamento Anta, a lo que se calificó como "lluvia de droga", fue descubierta por los pobladores y policías provinciales. Justamente esa zona es patrullada por policías en motocicletas, una suerte de vigías terrestres de los vuelos ilegales en la frontera.

Ese formidable secuestro de drogas actualizó la falta de control aéreo en la zona fronteriza, un reclamo que llevaba varias décadas.

Cabe recordar que Salta estaba incluida en el Plan Nacional de Radarización del entonces presidente Carlos Menem, que fue derogado por decreto, en octubre del 2004, durante la gestión de Néstor Kirchner, quien creó el Sistema Nacional de Vigilancia y Control Aeroespacial.

A propósito de esta medida, en marzo del año pasado un editorial de LA NACION señalaba que el "control del espacio aéreo sigue siendo una asignatura pendiente desde hace varios años" y anticipaba que "la intención del Gobierno era disponer en 2009 de 69 radares en funcionamiento, lo que, por cierto, no parece posible que se cumpla. Uno de los objetivos es brindar seguridad, de modo de identificar aviones que realizan vuelos ilegales, cargados con drogas, armas, o mercadería de contrabando".

El juez federal Julio Bavio, que motivó el requerimiento de los camaristas Luis Villada, Roberto Loutayf Ranea y Renato Rabbi Baldi Cabanillas, apuntó a la necesidad de ese control aéreo y a la suscripción de convenios bilaterales "para acordar acciones conjuntas a fin de establecer y reprimir en forma coordinada el tráfico de tóxicos en el lugar desde donde despegan las mencionadas aeronaves, con sustento en el carácter internacional que adquieren estos delitos", términos insertos en la acordada enviada a la Corte Suprema de Justicia de la Nación.

Pistas clandestinas

A la vulnerabilidad del espacio aéreo, se debe agregar que un relevamiento de la infraestructura de las tierras fiscales efectuado por el ingeniero Enzo Russi, en 1996, en el que se detectó 103 pistas de aterrizaje habilitadas por la Dirección de Aviación Civil en toda la provincia, muchas en lugares alejados y aislados y en los departamentos fronterizos. Russi había estimado, en diálogo con LA NACION, que pueden haber muchas más pistas clandestinas en la provincia.

Desde el Ministerio de Defensa se informó al fiscal federal N°2, Eduardo Villalba, sobre los alcances del decreto 1407, de 2004, en el que se contempla en Salta la colocación de radares de tres dimensiones fijos, al igual que en Jujuy y Tucumán. "A corto plazo no está prevista su ejecución, ya que el esfuerzo de los medios asignados está destinado a Resistencia y a Posadas, a los efectos de cubrir ese corredor en el que se registran vuelos ilícitos".

Aludió también a la resolución de la Corte Suprema de Justicia de agosto pasado en el caso Arriola -sobre no criminalizar la tenencia de drogas para consumo-, en la que se exhorta a "todos los poderes públicos a asegurar una política de Estado contra el tráfico ilícito de estupefacientes".

Aunque la mayor cantidad de droga que ingresa en nuestro país es por vía aérea, no se debe descartar la vía terrestre, pues la Gendarmería Nacional ya secuestró 2000 kilos de drogas en lo que va del año.

Comentá la nota