Justicia paralizada por un caño roto

La rotura de una válvula del sistema de calefacción y aire acondicionado provocó ayer la suspensión de las actividades de las defensorías civiles que funcionan en el anexo de la Ciudad Judicial y un pedido para suspensión de plazos por dos días. La suspensión incluye también a las defensorías penales porque el desperfecto obligó a cortar la luz también en ese sector. La rotura, se informó, se produjo en el sistema de expurgue y provocó un grave anegamiento de las oficinas que afectó las computadoras, expedientes y obligó a la evacuación del personal.
Todo comenzó, de acuerdo al relato de empleados y funcionarios, con una pequeña gotera que comenzó a caer desde el cielorraso en las primeras horas de la mañana y, en cuestión de minutos se transformó en una verdadera lluvia que caía dentro de las oficinas y pasillos. El agua, explicaron luego los responsables del mantenimiento, llega a esas cañerías con alta presión, situación que explica la cantidad que se derramó pese a que se trataba de un caño relativamente pequeño.

El caso vino a sumarse a una serie de fallas y falencias que se han estado detectando en el aún no inaugurado edificio donde ya funcionan muchas de las dependencias judiciales que tenían previsto su traslado al lugar.

El edificio de encuentra aún en garantía y la constructora Riva es la encargada de solucionar los problemas que se presenten, se explicó. En el caso del caño roto, Riva había subcontratado a la empresa porteña Servicio de Aire Acondicionado S.A. que ha tenido ya problemas similares con las válvulas de alivio.

Días atrás, el edificio sufrió otro grave problema de anegamiento al inundarse el subsuelo por una falla en el sistema de bombas que deben expulsar el agua hacia los desagües. De acuerdo a lo que se observó, el sistema, cuya capacidad alcanza con creces para desagotar rápidamente el subsuelo, tiene los tableros de control en un lugar que, al fallar la bomba, se inunda e inutiliza el sistema de control. Una falla que se adjudicó no tanto al diseño del sistema de desagüe, sino a la imprevisión de empresa subcontratada para realizar esa conexión, que no previó el inconveniente que causaría al poner el tablero de comando bajo el nivel de inundación por falla del motor.

Se corta la luz y se borra todo

El edificio está padeciendo de manera intermitente la interrupción del sistema de provisión de energía a las computadoras de los magistrados, funcionarios y empleados. Aproximadamente cada una hora el sistema de UPS (el sistema que, paradojalmente, debería garantizar el servicio continuo de electricidad a las computadoras) se "cae" y obliga a reencenderlo. Esta falla, que se debería a una llave defectuosa, provoca que se pierdan todos los archivos abiertos en las terminales que no fueron grabados previamente.

Comentá la nota