Van a la Justicia para erradicar las viviendas de la costa del río

El fiscal municipal, Hernán Di Santo, dijo que ya realizó denuncias penales y pidió la intervención de la Provincia para avanzar también con demandas civiles. Apuntan a quienes se niegan a ser relocalizados e impiden las obras de parquizado y el camino de la costa. Ahora, hay nuevos asentamientos.
La Mu­ni­ci­pa­li­dad im­pul­sa una avan­za­da ju­di­cial pa­ra de­sa­lo­jar y tras­la­dar a las fa­mi­lias que re­si­den en vi­vien­das cons­trui­das so­bre te­rre­nos fis­ca­les de la ri­be­ra del río Cuar­to y que im­pi­den la rea­li­za­ción de obras y la uti­li­za­ción so­cial del es­pa­cio.

La pri­me­ra ins­tan­cia de las de­nun­cias que rea­li­zó la fis­ca­lía mu­ni­ci­pal in­clu­ye a la de­ce­na de ca­sas ubi­ca­das so­bre la cos­ta sur, en­tre los puen­tes ca­rre­te­ro y Juan Fi­lloy.

El sec­tor fue re­lo­ca­li­za­do al ba­rrio Ciu­dad Nue­va, en el que se cons­tru­ye­ron 400 uni­da­des ha­bi­ta­cio­na­les, pe­ro al­gu­nas fa­mi­lias se ne­ga­ron a ser erra­di­ca­das o re­gre­sa­ron po­cos me­ses des­pués por dis­con­for­mi­dad con los tras­la­dos.

La ne­ga­ti­va a aban­do­nar las ca­sas que ac­tual­men­te ocu­pan im­pi­dió la con­ti­nui­dad del plan de par­qui­za­ción y apro­ve­cha­mien­to de los es­pa­cios ver­des, ade­más de con­di­cio­nar la con­ti­nui­dad en los tra­ba­jos del ca­mi­no de la cos­ta.

El fis­cal Her­nán Di San­to des­ta­có en diá­lo­go con PUNTAL que "se hi­cie­ron to­dos los pa­sos ju­di­cia­les en los que pue­de in­ter­ve­nir el mu­ni­ci­pio", pe­ro acla­ró que es ne­ce­sa­ria una par­ti­ci­pa­ción del Go­bier­no de Cór­do­ba en los plan­teos por­que los te­rre­nos per­te­ne­cen a la pro­vin­cia.

"Hi­ci­mos ca­da una de las de­nun­cias por usur­pa­ción con el apor­te de da­tos pre­ci­sos so­bre lo que ocu­rría, aun­que es­to re­sul­ta in­su­fi­cien­te. No se­rá la Jus­ti­cia pe­nal la que erra­di­que a es­tas fa­mi­lias si­no que se re­quie­re de de­man­das ci­vi­les", in­di­có.

Di San­to aña­dió que se reu­nie­ron con in­te­gran­tes de la Pro­cu­ra­du­ría pro­vin­cial pa­ra in­for­ma­les de la si­tua­ción y co­mu­ni­car­les la im­por­tan­cia de de­sa­rro­llar de­man­das por des­po­jos.

"Co­la­bo­ra­mos en con­cluir los trá­mi­tes pa­ra so­li­ci­tar los de­sa­lo­jos pe­ro fal­ta la pre­sen­ta­ción ofi­cial, una de­ci­sión que ne­ce­sa­ria­men­te de­be to­mar la Pro­vin­cia. No­so­tros es­ta­mos dis­pues­tos a co­la­bo­rar y acom­pa­ñar, pe­ro no po­de­mos im­pul­sar una ac­ción ci­vil de­bi­do a que los te­rre­nos son pro­vin­cia­les. He­mos he­cho to­do lo que te­nía­mos a nues­tro al­can­ce", in­di­có.

El fun­cio­na­rio ad­mi­tió que la re­so­lu­ción de las de­man­das ci­vi­les po­dría de­mo­rar mu­cho tiem­po pe­ro con­si­de­ró que "es el me­jor ins­tru­men­to pa­ra in­ter­ve­nir en es­tos ca­sos".

Sin acuer­do

Des­de Pro­mo­ción So­cial y otras áreas del mu­ni­ci­pio in­ten­ta­ron ob­te­ner un acuer­do con las fa­mi­lias afec­ta­das pe­ro las ne­go­cia­cio­nes no tu­vie­ron los re­sul­ta­dos es­pe­ra­dos.

El Eje­cu­ti­vo ofre­ció un re­sar­ci­mien­to por las me­jo­ras y am­plia­cio­nes en las vi­vien­das edi­fi­ca­das en el sec­tor que fue re­cha­za­do por sus mo­ra­do­res, quie­nes pi­die­ron mon­tos sus­tan­cial­men­te su­pe­rio­res pa­ra acep­tar una re­lo­ca­li­za­ción.

"Las fa­mi­lias que ocu­pan es­tas tie­rras creen ha­ber ad­qui­ri­do de­re­chos con el tiem­po y exi­gen un di­ne­ro que es­tá muy por en­ci­ma de lo que es­ti­ma­mos des­de el mu­ni­ci­pio. Lo real es que la ocu­pa­ción irre­gu­lar de tie­rras no otor­ga be­ne­fi­cios con el tiem­po y afec­ta el in­te­rés co­lec­ti­vo de to­dos los rio­cuar­ten­ses que quie­ren apro­ve­char el es­pa­cio ver­de y el río", eva­luó Di San­to.

En el go­bier­no mu­ni­ci­pal te­men que la fal­ta de con­tro­les pa­ra im­pe­dir nue­vos asen­ta­mien­tos y la per­ma­nen­cia de ca­sas so­bre los te­rre­nos fis­ca­les im­pul­se la de­ci­sión de otras per­so­nas de ra­di­car­se en el lu­gar.

"Aquí no hay nin­gu­na zo­na gris en cues­tio­nes nor­ma­ti­vas. Es­te es­pa­cio per­te­ne­ce a la ju­ris­dic­ción pro­vin­cial y los con­tro­les los de­be rea­li­zar la Pro­vin­cia. De to­dos mo­dos, no se des­car­ta un con­ve­nio con el mu­ni­ci­pio pa­ra in­te­grar las áreas de ins­pec­ción y ac­tuar en for­ma con­jun­ta an­te ca­sos de usur­pa­ción", in­di­có el fis­cal.

En las vi­llas Co­la de Pa­to, On­ca­ti­vo y so­bre ca­lle Que­na –en­tre el ba­rrio Las De­li­cias y la cos­ta sur del río Cuar­to – son nu­me­ro­sas las ca­sas pre­ca­rias que fue­ron cons­tru­yén­do­se des­de el ini­cio del plan de re­lo­ca­li­za­ción. Al­gu­nos mo­ra­do­res lle­ga­ron con el ob­je­ti­vo de ser in­cor­po­ra­dos en al­gún pro­gra­ma ha­bi­ta­cio­nal y es­pe­ran pa­cien­tes por un nue­vo cen­so que los in­clu­ya en fu­tu­ros em­pren­di­mien­tos so­cia­les.

Di San­to no des­car­tó que la fis­ca­lía pu­die­ra avan­zar en otras de­nun­cias por usur­pa­ción de tie­rras fis­ca­les, aun­que acla­ró que ini­cial­men­te só­lo se ac­tuó en el sec­tor don­de es­ta­ban ubi­ca­das las vi­llas San­ta Ro­sa y San­ta Teo­do­ra.

Las 12 fa­mi­lias que re­si­den en el sec­tor del con­flic­to ase­gu­ran te­ner de­re­chos ad­qui­ri­dos por vi­vir en el lu­gar des­de ha­ce dé­ca­das.

En nu­me­ro­sas pro­tes­tas an­te fun­cio­na­rios mu­ni­ci­pa­les y en el sec­tor don­de es­tán ra­di­ca­dos ra­ti­fi­ca­ron que sus vi­vien­das "son más am­plias y con­for­ta­bles" que las pro­me­ti­das por el Es­ta­do y re­cha­zan una erra­di­ca­ción.

Comentá la nota