La Justicia ordenó a Kraft reincorporar a más delegados

La Justicia ordenó a Kraft reincorporar a más delegados
Un juez de San Isidro dispuso que vuelvan al trabajo otros tres gremialistas.
En medio de una extensa y compleja negociación entre autoridades oficiales, gremialistas y representantes de Kraft, la Justicia Laboral de San Isidro ordenó la reincorporación "inmediata" de tres delegados despedidos por la firma alimenticia.

El dictamen impactó en la mesa de negociación habilitada en el ministerio de Trabajo bonaerense. Allí, el responsable del área, Oscar Cuartango, el ministro Carlos Tomada, representantes de la comisión interna y del sindicato de Alimentación que conduce Rodolfo Daer intentaban resolver otro punto del largo conflicto con la ex Terrabussi: buscaban que la compañía cumpliera con la reincorporación de 20 empleados, tal como se había establecido en otro acta de acuerdo, hace unos días.

Pero con la decisión de la Justicia de San Isidro la postura de la comisión interna se endureció: "Queremos que reincorporen a todos. Es la única salida", dijo un delegado.

La reunión comenzó poco después de las 10.30 en una delegación de Trabajo, ubicada en 56 y 17 de la capital bonaerense. Desde la calle, acompañaron el reclamo de los trabajadores organizaciones de izquierda y estudiantiles que cortaron el tránsito casi todo el día.

Pero mientras se buscaban alternativas a diferendo, tres fallos judiciales intiman a la ex Terrabusi a reincorporar "darle tareas y garantizarle el ejercicio de sus funciones" a Jorge Penayo, María Rosario y Alfonso Arcadio.

Los fundamentos son similares al que permitió el retorno a la planta de Pacheco al delegado de la comisión interna, Ramón Bogado.

Los directivos de Kraft Foods se comprometieron a cumplir con la decisión judicial. "Esto demuestra que la empresa nos despidió sin motivo y que sólo buscaba ejecutar un plan de ajuste y despidos", dijo Penayo en la puerta del ministerio.

Pero, quedan pendientes otros reclamos del largo conflicto que comenzó a principios de julio cuando la multinacional se negó a conceder licencias a mujeres por la gripe A.

Hubo casi 160 despidos por una protesta, entre ellos delegados de la planta. Después la empresa dispuso otra tanda de 35 suspensiones y comenzaron las protestas.

El 18 de agosto el gremio puso en práctica una toma que se extendió por más de un mes y luego llegaron los cortes en la Panamericana. Hasta que el 25 de setiembre la policía -por una orden judicial- desaloja el predio y se registra un enfrentamiento directo entre trabajadores y policías.

Comentá la nota