Justicia ordena abrir concurso preventivo de la empresa Flavors SA

Un juez mendocino ordenó la apertura del proceso concursal de la empresa Flavors SA, con domicilio social en Guaymallén (Mendoza) y establecimiento industrial en General Conesa (Río Negro), como parte de un proceso que finalizará el 28 de abril de 2010.
Los alcances de la causa causa Nº50.911, caratulada “Flavors &Cía SA sobre concurso preventivo”, fueron difundidos por el juez del Primer Juzgado de Procesos Concursales y Registro de la Primera Circunscripción Judicial de Mendoza, Héctor Fragapane.

La resolución, firmada el 10 de febrero pero oficialmente conocida ayer en la provincia de Río Negro, dispone la apertura del concurso preventivo de Flavors, que tiene la oficina comercial en la calle Santa Fe 911, tercer piso A, Capital Federal.

El juez fijó el 16 de este mes para que la Sindicatura que resulte designada emita de situación, que estará a disposición de la concursada y otros interesados hasta el 23 de este mismo mes, mientras que el 8 de abril se dictará resolución sobre la procedencia de los créditos laborales con derecho al pronto pago y el modo de efectivización.

Para el 4 de agosto próximo está previsto el plazo máximo para que los acreedores presenten las solicitudes de verificación y los títulos pertinentes a la sindicatura, mientras que el 16 de setiembre la sindicatura deberá presentar el informe individual y el 30 de octubre el informe general, pudiendo las deudoras y quienes hayan solicitado verificación presentar observaciones hasta el 12 de noviembre.

Después de otros plazos por cumplimentar, se fijó para el 28 de abril de 2010 la realización de la audiencia informativa prevista por la Ley 24.522, de concursos y quiebras.

El Gobierno provincial rescindió el contrato con Flavors el 10 de octubre del año pasado, como consecuencia de una serie de presuntas irregularidades en el proceso de fabricación de alimentos para planes sociales. De ese modo, se cayó la licitación oficial por otro período de provisión y se suspendió a la firma del registro de proveedores (ADN).

Comentá la nota