La Justicia investiga la cesión de acciones que recibió Moisés

Es una participación accionaria de la disuelta empresa El Chumillero. La esposa de su anterior titular habría asegurado que fueron presionados por gente allegada a Alegre.
En el marco de las ramificaciones por la presunta defraudación a la Municipalidad de la Capital, la Justicia investiga la cesión de acciones de una empresa de transporte de pasajeros urbana a la imputada Nancy Estela Moisés, ocurrida en diciembre de 2007.

Es que una testigo, Ester Ramella de Tarchini, habría declarado que su esposo José Alfredo Tarchini se habría visto obligado a transferir una parte de sus acciones a Moisés.

En aquel momento, ésa habría sido la condición para que las autoridades municipales no les rescindieran el contrato de concesión de varias líneas del transporte público de pasajeros, según trascendió de fuentes encargadas de la investigación judicial.

La testigo había comparecido espontáneamente el 14 de julio al Juzgado del Crimen de Primera Nominación para revelar este supuesto "apriete".

Según trascendió, esa declaración y otros documentos habrían sido determinantes para que el juez Gustavo Herrera, decidiera imputar a Moisés como presunta integrante de una asociación ilícita, en la que Enzo Herrera, con quien mantendría un vínculo sentimental, es uno de los supuestos organizadores de aquélla.

El contrato de transferencia de cuotas sociales de la empresa El Chumillero SRL se publicó el lunes 3 de diciembre de 2007 en el Boletín Oficial de la provincia.

En el mismo, se especificó que José Tarchini transfirió 348 cuotas sociales de la compañía a Moisés –tenía 528, que representaba el 44% del capital societario-.

El monto de la operación fue de $ 8.000, los que se abonaron en efectivo.

De esa manera, Moisés pasó a ser la accionista con mayor participación, pues controlaba el 29% de la misma. Le seguía Esteban Anselmo Achával Aparicio con el 26%; el contador público correntino Adrián Antonio Iñíguez, José Tarchini y el empresario porteño Javier Alberto Albornoz, cada uno de ellos con el 15%.

Sin embargo, en la cláusula cuarta se dejaba constancia que la gerencia continuaría a cargo de los dos últimos socios mencionados en el párrafo anterior.

El acto comercial quedó rubricado por la escribana María Cecilia Vittar, el 13 de noviembre de 2007.

A dicha profesional se la vinculaba con el ex intendente Alegre, para quien habría realizado trabajos notariales, como la presunta compra y venta de inmuebles y vehículos.

Según comentaron fuentes judiciales, aquella operación societaria se encontraría incorporada como prueba en el expediente.

Comentá la nota