La Justicia intenta determinar a qué otras personas espió Ciro James

Piden que la SIDE y los juzgados de Misiones informen de otros operativos; consultan a Boca Juniors
Mientras crece la disputa política en torno de Ciro James, el policía federal y funcionario del gobierno porteño detenido por haber espiado a un dirigente de familiares de víctimas del ataque a la AMIA, la Justicia intenta descubrir qué otras personas sufrieron tareas de inteligencia de parte del acusado.

El fiscal Alberto Nisman, que interviene en la causa por el atentado contra la mutual judía y en todos los expedientes vinculados, le solicitó al juez federal Norberto Oyarbide que pidiera a la Secretaría de Inteligencia (SIDE) y a dos juzgados federales de Misiones información sobre los operativos en los que había participado James.

Este polícía trabajaba en el Ministerio de Educación porteño y aspiraba a ingresar en la Policía Metropolitana. En la causa que instruye Oyarbide se descubrió que en los últimos meses James había mantenido una decena de contactos telefónicos con el jefe de esa fuerza, Osvaldo Chamorro, y unos 150 con su antecesor, el comisario retirado Jorge Palacios ("Fino").

Este está procesado por presunto encubrimiento en la investigación del ataque contra la AMIA. Era el elegido de Mauricio Macri para dirigir la policía porteña, pero debió dejar su cargo por la presión de los familiares de las víctimas del atentado y de las fuerzas de la oposición.

La causa de Oyarbide se inició luego de descubrirse que Sergio Burstein, líder de una organización de familiares de víctimas de la AMIA y activo impulsor de la renuncia de Palacios, tenía el teléfono "pinchado". Lo había intervenido la SIDE, a pedido de un juzgado federal de Misiones, en una causa de piratas del asfalto.

Más escuchas

Los policías misioneros que participaron del caso y que ahora están detenidos responsabilizaron a James. Uno de ellos, Diego Gastón Guarda, detalló que era James quien retiraba las escuchas de la SIDE y las enviaba a Misiones.

Nisman pidió que el organismo de inteligencia informara el listado de todas las causas en que James hubiera retirado escuchas. Solicitó, además, que se preguntara a los juzgados federales N° 1 y N° 2 de Misiones por la nómina de todos los teléfonos intervenidos por orden de esos tribunales.

Antes de tramitar los pedidos de Nisman, Oyarbide decidió avanzar en la aparente vinculación entre el acusado y el jefe de gobierno porteño.

El magistrado fijó un plazo de 24 horas para que Boca Juniors, club que Macri presidió, y la empresa Correo Argentino, que administró hasta 2003 la familia Macri, informaran si James había trabajado allí. El juez intenta comprobar una denuncia de la legisladora porteña Gabriela Cerruti.

El fiscal Nisman reclamó que la legisladora de la oposición declarara en la causa como testigo, al igual que Roberto Digón, sindicalista y dirigente de Boca, opositor a Macri.

El juez Oyarbide se tomará el fin de semana para resolver la situación procesal de James y del resto de los acusados.

El misterioso James

ESPIA EN ACCION

Policía y empleado municipal

* Era un agente de la Policía Federal que estaba contratado por el Ministerio de Educación de Mauricio Macri. Fue detenido por organizar pinchaduras de teléfonos a un dirigente de la comunidad judía y a un empresario. Se descubrió que había cruzado decenas de llamadas con Jorge Palacios, primer jefe elegido por Macri para conducir la Policía Metropolitana y acusado de encubrir la causa de la AMIA.

EN DISCUSION

¿Quién lo conocía?

* James también había llamado y recibido llamadas de Osvaldo Chamorro, el actual jefe de la fuerza de seguridad porteña. En el gobierno macrista dicen que nadie lo conocía ni sabía su condición de policía federal. Chamorro declaró en la Justicia que había hablado con él sobre la posibilidad de incorporarse a la policía local.

CONTRAATAQUE

La versión del "infiltrado"

* Macri intentó dar vuelta la hipótesis inicial del caso. Negó tener una red de espías en su gobierno y acusó a la Casa Rosada de haberle infiltrado un agente de inteligencia para controlarlo y perjudicarlo. Desmintió también que hubiera trabajado para él en Boca Juniors.

Comentá la nota