La Justicia imputó a Hernández por la usurpación del cargo

La denuncia la habían iniciado los concejales que la destituyeron porque Hernández se negaba a dejar la Intendencia.
La intendenta de San José, Mónica Hérnandez, se presentó ayer a declarar en la Fiscalía de Santa María y quedó imputada por los delitos de usurpación de cargos y persistencia ilegal en la función. La denuncia la habían iniciado los concejales que la destituyeron el pasado 19 de octubre. Hernández no abandonó el municipio y anticipó que el próximo martes iniciará el conflicto de poderes ante la Corte de Justicia.

El fiscal de Santa María, Marcelo González, convocó a Hernández para que explique las razones por las que no acataba la resolución del Concejo Deliberante por la cual había sido apartada del cargo. La intendenta se presentó acompañada por el abogado Oscar Romero y estuvo durante tres horas en la oficina del fiscal, quien le comunicó que quedaba involucrada en la causa a partir de la presentación de los ediles.

En declaraciones a Radio Ancasti, la jefa comunal ratificó que ante la Justicia declaró que no aceptaba la resolución del cuerpo porque estaba viciada de ilegalidad, ya que cuestionaba la votación que ese día se realizó en el cuerpo. El cuerpo parlamentario desplazó a la jefa comunal al argumentar la malversación de fondos de regalías mineras.

La intendenta rechazó la resolución del Concejo y resistió en el edificio de la comuna con el acompañamiento de algunos militantes. Mientras tanto, los concejales avanzaron con la embestida e hicieron jurar al edil Rosario Marcial (FCS) como el nuevo intendente.

Comentá la nota