Justicia gala reconoció el rol de Francia en el Holocausto

La máxima instancia judicial admitió que el estado francés "facilitó la deportación de víctimas de persecución antisemita", aunque desaconsejó más reparaciones económicas. Se formalizó así el gesto histórico de Chirac en 1995.
La máxima instancia judicial de Francia admitió este lunes el papel del país en la deportación de judíos a campos de concentración nazi durante el Holocausto, pero desaconsejó más reparaciones para los deportados o sus parientes por considerar que el Estado ya lo hizo.

En el primer reconocimiento legal del rol del país galo en el Holocausto, el Consejo de Estado expresó en un fallo histórico que el entonces gobierno francés "permitió o facilitó la deportación de Francia de víctimas de persecución antisemita" y evaluó que "en una ruptura absoluta con los valores y principios, en especial los de la dignidad de la persona humana, estas persecuciones antisemitas provocaron un daño excepcional de gravedad extrema".

Hace casi 70 años, durante la Segunda Guerra Mundial, el gobierno colaboracionista francés de Vichy ayudó a deportar de partes de Francia ocupadas por Alemania a unas 76.000 personas, entre ellas 11.000 niños, a campos de concentración nazi. Menos de 3.000 de estos deportados regresaron con vida.

El fallo, celebrado por la comunidad judía francesa, formalizó legalmente un gesto histórico realizado en 1995 por el entonces presidente Jacques Chirac, el primer gobernante francés en decir que el país era responsable de la deportación de judíos y romper con la posición oficial de que el Estado francés no era sinónimo de la Francia de Vichy, el régimen instaurado en la mitad sur del país luego de la derrota ante los nazi y la firma del armisticio con Alemania, en 1940.

Desde el discurso de Chirac, los deportados y sus familias obtuvieron pensiones estatales y otras compensaciones por sus padecimientos, por un valor de unos 500 millones de euros. Pero el fallo de hoy podría poner fin a esas indemnizaciones.

Una corte de París había solicitado la opinión del Consejo de Estado sobre un pedido de compensación monetaria hecho por la hija de un deportado muerto en Auschwitz. La mujer también reclamaba daños materiales y morales por su propio sufrimiento durante y después de la ocupación. El Consejo falló a favor de que sea la corte del París la que decida sobre la solicitud y explica que las reparaciones fueron más que suficientes, aunque aprovechó la ocasión para hacer "un reconocimiento solemne del perjuicio colectivo sufrido por los deportados y del rol jugado por el Estado en su deportación".

Con 500.000 miembros, Francia tiene actualmente la comunidad judía más numerosa de Europa occidental. "Esta es una decisión valiente e importante que hace frente sin ambigüedad a las acciones de Francia durante el Holocausto", dijo la vocera de Yad Vashem, el ente israelí para el recuerdo del Holocausto y sus víctimas, Estee Yaari.

Comentá la nota