La Justicia Federal investigaría si en el puerto existió "zona liberada" durante los incidentes

En las próximas horas, el fiscal Eduardo d’Empaire se declarará incompetente para continuar interviniendo en la causa penal que -hasta ahora- lleva adelante por los violentos hechos sucedidos en Ingeniero White el pasado jueves y que dejó como saldo una decena de heridos y más de 50 detenidos.
Según pudo saber La Brújula 24, en la fiscalía provincial n°15 entienden que como los principales hechos se desarrollaron dentro del puerto y bajo la actuación de una fuerza nacional –como lo es Prefectura- quien debe hacerse cargo de la investigación es un juzgado federal.

A partir de que la causa sea remitida, probablemente, al despacho del juez Alcindo Álvarez Canale, en la investigación se continuará intentando aclarar las responsabilidades de los pescadores ya imputados y además, se avanzaría contra la Prefectura Naval con el fin de evaluar su actuación en los graves incidentes.

¿Hubo zona liberada en el puerto?

Distintas y seguras fuentes de información consultadas, en exclusiva, por La Brújula 24 coincidieron en poner en duda la actuación de la fuerza que controla el puerto. "Tenemos entendido que en Prefectura sabían, 48 horas antes, que se estaba planeando un ataque al Consorcio de Gestión del Puerto y, evidentemente, no se hizo nada" afirmaron.

Es más, algunos mencionan que se manejaba "información certera" de que en las instalaciones de la Cámara de Pescadores, ubicada dentro del puerto, se almacenaban bombas molotov, palos y bidones con combustible que se utilizaron en los incidentes.

Otro dato relevante es que, cuando ya se hablaba del posible ataque, en la madrugada del mismo 24 se ordenó -llamativamente- que se retirara del puerto a un Grupo Especial Antidisturbios de la Prefectura que se denomina "Albatros".

Para el informante, "el garrón se lo comieron los suboficiales de Prefectura que tuvieron que poner el cuerpo, los mandaron tragados, los dejaron solos dentro del puerto y hubo muchos lastimados y hasta uno de ellos puede perder un ojo por el piedrazo que le dieron en la cara".

El video -publicado en exclusiva por La Brújula 24- pertenece a la cámara de seguridad que estaba ubicada en el ingreso a las oficinas del Consorcio de Gestión del Puerto. Antes de que los manifestantes destruyeran e interrumpieran la grabación del circuito cerrado de televisión, las imágenes muestran la "libertad" con la que actuaron los encapuchados al momento de quemar y destrozar las dependencias de ese organismo público.

Comentá la nota